La industria 4.0: las bases del futuro de la fabricación

By 13 septiembre, 2018DESTACADOS, Español

Alexis de Pablos, Director técnico Veeam Software Iberia

La industria 4.0 se ha convertido en el santo grial de la fabricación. Al enfrentarse a las exigencias de los clientes que evolucionan a gran velocidad y a la presión de una incertidumbre económica continua, los fabricantes están buscando en la trasformación digital una nueva era de la fabricación. Desde poder contar con operaciones más eficientes a conocer más a fondo a los clientes y lanzar productos al mercado a mayor velocidad: La industria 4.0 promete ayudar a los fabricantes a hacer frente a las necesidades del futuro.

Los beneficios económicos pueden ser importantes. Los fabricantes en la zona EMEA están convencidos de que las inversiones digitales que están realizando generarán un aumento de los ingresos del 13 % en los próximos cinco años, mientras que los líderes digitales del sector ya obtienen más del 50 % de sus ingresos de productos y servicios mejorados o impulsados digitalmente.

Los fabricantes dependen cada vez más de la tecnología digital, pero a pesar de las ventajas que aporta, hay que ser conscientes de los riesgos que comporta. La proliferación de lo digital ha incrementado de forma importante los retos para los equipos TI, que deben garantizar la continuidad de las operaciones. Además, ha hecho que el tiempo de inactividad TI sea ahora más perjudicial que nunca.

Lo digital desde el diseño hasta la distribución

La tecnología digital se está convirtiendo en la piedra angular de cada paso del proceso de fabricación. Las plataformas digitales respaldan cada etapa del ciclo de vida útil de la fabricación: desde las primeras fases del diseño y desarrollo, pasando por operaciones, hasta la distribución.

Todas las partes interesadas en la cadena de suministro de la fabricación se benefician de un proceso digital cada vez más sofisticado. En la empresa, los empleados pueden usar la tecnología para colaborar más y tener más movilidad, mientras que los partners, promotores y distribuidores se integran mejor y están más informados.

El sector de la fabricación avanza a gran velocidad hacia el momento en el que virtualmente todo dependerá de la tecnología digital. En un entorno altamente competitivo y que avanza a toda velocidad, aprovechar al máximo lo digital y actuar en función de la información que ofrece, puede resultar clave a la hora de garantizarse una posición en el futuro. No obstante, mientras lo digital ofrece increíbles oportunidades, también plantea retos mucho más serios que los que hemos visto hasta ahora.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad

La creciente dependencia digital de los fabricantes incrementa la presión que sufren los equipos TI que tienen que garantizar la continuidad de las operaciones. Sin embargo, tan solo las dimensiones y la complejidad de la vida digital de los fabricantes ya hacen que esto sea un reto cada vez mayor. El aumento de la cantidad de datos ya presenta riesgos potenciales, desde determinar dónde y cómo se almacenan hasta asegurar que están protegidos de forma adecuada y que se pueden recuperar rápidamente en caso de desastre.

Los equipos TI también tienen que enfrentarse a importantes amenazas externas. Cada vez hay más ciberataques y son más sofisticados. El ataque de ransomware WannaCry del año pasado destacó la magnitud del daño que puede provocar uno de estos ataques. El creciente uso de dispositivos conectados e internet de las cosas (IoT) crea aún más puntos de acceso que los equipos TI tienen que gestionar, sobre todo cuando los empleados usan sus propios dispositivos personales.

La tecnología de backup tradicional también supone un obstáculo a tener en cuenta. Por ejemplo, Volvo Car Benelux, dependía de que los concesionarios individuales hicieran backup de sus servidores físicos en el sitio a cinta. A pesar de eso, la empresa descubrió que este enfoque empezaba a ser poco práctico, debido al coste de la compra de unidades de cinta adicionales, el riesgo de errores humanos y la duración del proceso de recuperación de datos. Todos estos factores hacían que garantizar la continuidad de las operaciones fuera todo un reto.

El daño provocado por el tiempo de inactividad

Además de estas presiones está el hecho de que cualquier tipo de tiempo de inactividad puede resultar extremadamente perjudicial para el negocio de las fábricas, en el que es vital contar con un acceso ininterrumpido a equipos, aplicaciones, datos y procesos. Cualquier interrupción del servicio en el proceso puede causar problemas a partir de ese punto y provocar una reacción en cadena que afecte a la moral del personal, la fidelidad de los clientes y la reputación de la empresa. El daño económico, tanto en pérdidas inmediatas como en el coste de oportunidades, puede extenderse y durar mucho tiempo.

Por ese motivo, las empresas dependen en gran medida de las opciones de recuperación. Las empresas de fabricación son más vulnerables a la brecha de disponibilidad que se produce cuando el equipo TI no puede hacer frente a los requisitos de recuperación del negocio. Esto es algo que vemos en todos los sectores; el 80 % de los responsables de la toma de decisiones TI sufre una brecha de disponibilidad, que supone un coste total de 21,8 millones de dólares al año. Sin embargo, en un sector en el que es fundamental evitar interrupciones, la continuidad de las operaciones debe ser un imperativo.

Cuatro pasos a seguir para ofrecer disponibilidad de datos

La disponibilidad de los datos debe ser una prioridad para los fabricantes. ¿Cómo pueden los equipos TI poner esto en práctica?

  1. Crear un plan de continuidad de las operaciones que sea viable

Aunque crear una estrategia para la disponibilidad de los datos puede parecer fácil, es increíble la cantidad de planes que parecen adecuados hasta que se ponen a prueba y fracasan. Los equipos TI deben desarrollar una estrategia que proteja cada unidad fundamental del negocio en la cadena de suministro, sin que impacte de forma negativa en la experiencia de empleados o partners. Una vez que se cuenta con el plan y los sistemas pertinentes, hay que realizar pruebas de esfuerzo con regularidad para identificar cualquier punto débil antes de que se produzca un desastre.

  1. Gestionar los datos de forma inteligente

Garantizar la disponibilidad de los datos y las aplicaciones debería ser la principal prioridad del plan de continuidad de las operaciones. Eso significa usar las soluciones diseñadas para hacer frente a los retos relacionados con la continuidad de entornos de fabricación altamente virtualizados y potenciados por cloud. Seleccionar una solución de disponibilidad de datos capaz de conseguir un tiempo de recuperación inferior a 15 minutos para todas las aplicaciones y todos los datos debería ser uno de los requisitos para la mayor parte de empresas, incluso cuando sucede un desastre.

Por ejemplo, Volvo realizó el backup de sus máquinas virtuales en las instalaciones usando las últimas soluciones de disponibilidad de datos. Esto garantizó que en el caso de producirse un incendio u otra catástrofe todos los concesionarios pudieran recuperar una VM que hubiera fallado en cuestión de minutos para así minimizar el impacto en las operaciones de las interrupciones del servicio.

  1. Mantener los ojos (comerciales) abiertos

La visibilidad y el control continuado son muy importantes para poder prevenir problemas y dar respuesta a los incidentes cuando se producen. El control y la generación de informes en tiempo real en los entornos virtuales permiten a los equipos TI anticiparse y hacer frente a los problemas potenciales antes de que puedan afectar a las operaciones. Del mismo modo, la visibilidad integral tanto para las máquinas virtuales como para las físicas ayuda a prevenir posibles fallos de todo tipo en las aplicaciones o en los sistemas. Contar con información precisa sobre lo que pasa puede ahorrar a una empresa tiempo y dinero a la hora de cumplir con los requisitos.

  1. Proteger el presente y el futuro

Dos tercios (66 %) de los responsables de toma de decisiones TI afirman que el tiempo de inactividad TI obstaculiza sus esfuerzos en favor de la trasformación digital. Es crítico para las empresas encontrar un equilibrio entre la introducción de nuevas tecnologías y garantizar la disponibilidad de los datos para evitar que esto dificulte las operaciones continuas de la empresa. Las soluciones de disponibilidad de datos permiten a los equipos TI probar las aplicaciones y actualizaciones antes de que lleguen a producción. También es posible gestionar, migrar y restaurar datos en infraestructuras físicas, virtuales y basadas en cloud sin configuraciones complejas o inversiones adicionales en hardware, lo que reduce los costes operativos cuando se introduce una nueva tecnología.

Las bases de la industria 4.0

La trasformación digital aporta enormes beneficios a los fabricantes. Dar los pasos necesarios hacia la industria 4.0 va a ser crucial para que las empresas puedan asegurarse una posición en el sector cara al futuro. A pesar de esto, dado que los fabricantes dependen cada vez más de lo digital, la continuidad de las operaciones empieza a ser un imperativo para el negocio. Los equipos TI aprovechan las últimas soluciones para sentar unas bases sólidas para una gestión inteligente de datos que respalden los sistemas digitales. De este modo, las empresas pueden asegurarse de que aprovechan las nuevas tecnologías con confianza y que realmente entran en la industria 4.0.

www.veeam.com/es