Un nuevo sistema de depuración de aguas residuales permitirá a la industria agroalimentaria ahorrar un 75% en costes y ser más sostenible

By 26 septiembre, 2016DESTACADOS, Español

• Esta tecnología pionera en el mundo depura aguas industriales con una calidad y eficacia superiores a las existentes actualmente

• Anaergy funciona ya en 5 instalaciones de diferentes puntos de España ofreciendo importantes beneficios económicos y medioambientales

Zaragoza, 21 de septiembre de 2016. Más económico, más eficaz y más sostenible. Así es Anaergy, un sistema de tratamiento de aguas industriales pionero en el mundo que permite a las empresas de la industria agroalimentaria reducir sus costes un 75% y ser más eficientes.

Esta tecnología permite depurar aguas industriales y urbanas con una eficacia y nivel de utilización muy superior a los que existen actualmente en el mercado. Además de un ahorro del 75% en costes de consumo de energía y productos químicos, la utilización de Anaergy genera otras numerosas ventajas para empresas conserveras, lácteas, cerveceras, vitivinícolas y toda la industria agroalimentaria en general. Su coste instalación y operación es un 30% inferior a las tecnologías que se utilizan actualmente para; su tiempo de instalación es de tan solo tres meses y el espacio necesario para su ubicación es también más reducido. Su diseño y funcionamiento se aplican de forma más eficiente en aguas con caudales bajos, por lo que resulta la tecnología idónea para cualquier planta de esta industria, independientemente de su tamaño.

El proceso de depuración de agua con Anaergy es completamente cerrado por lo que asegura la ausencia total de olores. Garantiza el cumplimiento de todos los parámetros de vertido y permite el aprovechamiento de esta agua de alta calidad para regadío u otros usos propios de la industria agroalimentaria. El rango de utilización de las aguas residuales con Anaergy es desde 400 ppm de DQO hasta 50.000 ppm de DQO, con un coste de entre 0,18 € hasta 0,55 € por metro cúbico.

Actualmente está funcionando con muy buenos resultados en cinco plantas instaladas en diversos puntos de España: Zaragoza, Pontevedra, Guadalajara, Navarra y Asturias. Esta tecnología ha sido desarrollada por Ingeobras, una empresa aragonesa experta en ingeniería hidráulica, con una larga trayectoria en proyectos a nivel nacional e internacional sobre el ciclo integral del agua y su utilización sostenible.