Skip to main content

BASF ha presentado hoy, martes 14 de marzo, los resultados económicos del ejercicio 2022 en España. La cifra de ventas del Grupo en el país alcanza los 1.562 millones de euros, lo que representa un crecimiento respecto al ejercicio 2021 del 16%. Este aumento es el resultado del crecimiento de los precios en prácticamente todos los segmentos (+19%) y la caída de los volúmenes (-2%).

La panorámica que dejan estas cifras pone de manifiesto dos tendencias con diferente evolución a lo largo de 2022. “Por un lado, los volúmenes, que tuvieron un comportamiento diferente a lo largo del año: un primer semestre con alzas; y un segundo, en el que especialmente el último trimestre, en el que desciende la demanda y aumenta el producto llegado de Asia, especialmente en los negocios de Químicos y Materiales. Esta tendencia podría tener continuidad en 2023”, explica Carles Navarro, director general de BASF Española y máximo responsable de las actividades del Grupo en la península ibérica. “En segundo lugar, la subida de precios es general en todos los negocios. Más acentuada en la primera mitad de año, debido a los costes de energía y materias primas, y una tendencia suave a la baja en la segunda mitad. Este efecto, que impacta a su vez en nuestros clientes, ha provocado el deterioro en volúmenes”.

De esta forma, el crecimiento de las ventas ha estado motivado principalmente por el incremento de los precios en prácticamente todos los segmentos, ligado al aumento de los precios de las materias primas y la energía. Todos los negocios, a excepción de Revestimientos y Nutrición, observan una tendencia a la baja en volúmenes; sin embargo, los que presentaron mayor deterioro fueron los de Monómeros, Cuidado Personal y Catalizadores; en el caso de los dos primeros, se observa una relación causa-efecto para con el aumento de los precios de producto. Los efectos de estructura restan un 1%, debido a la venta del negocio de Pigmentos en julio de 2021 y el de Kaolin (minerales de caolín) en septiembre de 2022.

Navarro: “Los resultados de BASF en España están en línea con los resultados globales de la compañía. 2022 ha sido un año complejo, con un entorno de mercado complicado, dominado por las consecuencias de la guerra en Ucrania y por el aumento de los precios de las materias primas y de la energía”. Respecto al ejercicio 2023, se espera que se mantenga el grado de incertidumbre debido a causa del conflicto Rusia-Ucrania, los elevados costes de las materias primas y la energía en Europa, el incremento de los precios y los tipos de interés, la inflación y la evolución de la pandemia de coronavirus que se prolongará durante 2023. “Afectarán a la demanda mundial. 2023 ha dado comienzo con una demanda débil, que a nivel global esperamos mejore durante el segundo semestre, especialmente en China”. El pasado 24 de febrero, el Grupo comunicó durante la presentación global de resultados financieros unas expectativas de generar unas ventas de entre 84.000 y 87.000 millones de euros y un descenso del EBIT antes de extraordinarios de entre 4.800 y 5.400 millones de euros para el presente ejercicio.

BASF espera un crecimiento económico mundial moderado del 1,6% (3% en 2022) y del 2% para la producción química global (2022: 2,2%). El Grupo invertirá en España en 2023 43 millones de euros, destinados a la mejora de instalaciones y procesos. En 2022, se comunicaron inversiones por valor de 44 millones de euros, que finalmente alcanzaron los 50 millones. Esta cifra confirmó una línea estable de inversiones, que en 2021 también había sido de 50 millones de euros.

Las inversiones de estos últimos años han supuesto un salto estratégico para los centros de producción de la compañía en España, como ha sucedido con Guadalajara. La fábrica de pinturas para coches de Marchamalo inaugurará durante el segundo semestre de 2023 el nuevo Centro de Aplicación para la industria de la automoción. La inversión, de 16 millones de euros, significa la mayor inyección de capital de las últimas décadas en Guadalajara. Entre otros, se ha renovado todo el edificio de laboratorios, se ha construido un nuevo almacén para productos químicos y se ha desplegado el concepto Lean Lab. Navarro: “Tras pasar años complicados en el pasado, y a pesar de que el mercado de la automoción está pasando un momento complejo ahora, Guadalajara es una apuesta de futuro para el Grupo BASF y para su división de pinturas para carrocerías”. Estos proyectos de inversión se suman a la transferencia de producciones que hasta ahora se realizaban en otros centros de Europa a la fábrica de Guadalajara, ratificando su papel estratégico dentro del mapa mundial de la división de Coatings.

España, país estratégico para BASF; nuevo hub de ingeniería en el país

“Es correcto afirmar que hemos resistido en un entorno complicado y, además, hemos mantenido la inversión en el país. Este es el principal indicador del compromiso con un territorio, pero no el único. En los últimos años, España ha reforzado su papel estratégico dentro del mapa global de BASF”, puntualiza Navarro, que ha anunciado la instalación en el país de un hub internacional de ingeniería, que “desarrollará proyectos para toda Europa y reforzará nuestro papel internacional dentro del Grupo. El incremento de actividades se producirá en dos localizaciones dentro del país: una, en el mismo centro de producción de La Canonja (Tarragona), donde reside ya la unidad de ingeniería actual; y otra, en Madrid, para aprovechar sinergias con los principales partners en los proyectos de ingeniería del país. En ambas ubicaciones esto implicará la creación de nuevos puestos de trabajo”.

Este será el segundo hub internacional que abre la compañía en los últimos cuatro años en España, junto al de digitalización, BASF Digital Solutions, que inició su andadura en Madrid en 2019, facilitando soluciones digitales dentro de la compañía a nivel mundial y en el que ya trabajan cerca de 500 personas.

En este ámbito, el de la transformación digital, España también ha ratificado su posición estratégica durante el 2022. El centro de producción de Tarragona ha seguido avanzando en la instalación de la red privada de 5G, convirtiéndose en una de las primeras empresas en España y la primera química en recibir un espectro privado de 5G propio para poder operar.

Las capacidades de esta red de última tecnología combinadas con el Mobile Edge Computing hacen que las latencias sean ínfimas, permitiendo pensar en casos de uso de gestión de la producción de última generación. El diseño novedoso de la infraestructura ya permite el guiado de los camiones hacía los puntos logísticos, mantener una conexión directa con los técnicos de campo, automatizar las rondas mediante robots cuadrúpedos y, en un futuro y gracias a las velocidades de transmisión y del procesamiento de los datos, las plantas podrán tomar algunas decisiones propias para obtener el mejor rendimiento en los procesos de producción.

Sostenibilidad: mirada puesta en presente y futuro

Creamos química para un futuro sostenible. Dos de los pilares principales de la estrategia de Sostenibilidad de BASF son la descarbonización y la creación de productos que aceleren el desarrollo sostenible de sus clientes y, por tanto, del consumidor final en su decisión de compra.

En descarbonización, la compañía persigue alcanzar la neutralidad climática en 2050. En España, 8 de sus 9 centros ya funcionan 100% con electricidad de origen renovable, gracias, principalmente, al acuerdo que ha suscrito el Grupo con la multinacional energética Engie, que produce parte de su energía verde en parques eólicos instalados en España. En lo referido a procesos productivos, en España continúa analizando inversiones parecidas a las que ya ha realizado estos últimos años para reducir su huella de carbono. Es ejemplo la sustitución de una turbina de vapor por un motor eléctrico en la planta de deshidrogenación de propano de Tarragona, que ha supuesto una reducción de 34.000 toneladas de CO2 al año, además del ahorro anual de más de 450.000 m3 de agua.

En paralelo, BASF investiga mano a mano con sus clientes para ofrecer al mundo soluciones que lo hagan más sostenible. Es un ejemplo la colaboración con el Grupo Inditex, que anunció la pasada semana una colaboración con BASF y la empresa Nilit para reducir su huella de carbono a partir de una colección textil fabricada con poliamidas que incorporan el concepto del balance de biomasas.  La sustitución de una parte de las materias primas de origen fósil por materias primas de origen renovable permite a Zara trabajar con los mismos estándares de calidad mientras reduce significativamente su huella de carbono. Además, en 2022 vio la luz ‘The Laundry by Zara Home’, el primer producto de la colaboración entre BASF y el Grupo Inditex: un detergente que reduce el desprendimiento de microfibras hasta en un 80%. La fórmula del detergente presenta una combinación de ingredientes de alta eficacia de BASF que facilitan el lavado en frío, lo que ayuda a reducir las emisiones y prolonga la vida útil de las prendas. Además, para potenciar el impacto positivo de esta solución, la formulación puede ser adaptada para extender el uso de esta tecnología por otros fabricantes de detergentes.