A Look Inside the SureBead Applicator from Nordson

EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

VÍDEOS DESTACADOS

Sensor de brillo que protege contra envases de productos médicos manipulados

“Glare” de SICK abre brillantes perspectivas en la lucha contra las falsificaciones o manipulaciones de los envases para productos médicos. El innovador sensor de brillo ha sido desarrollado para cumplir los objetivos de la norma prEN 16679 “Envases y embalajes. Características para la verificación de manipulaciones en envases para productos médicos.” Bosch Packaging Technology incorpora con éxito el sensor “Glare” en sus soluciones de serialización CPS (Carton Print System) y logra una fiabilidad del 100% en la detección de etiquetas de seguridad Tamper Evident transparentes aplicadas mecánicamente.

El sensor “Glare” permite detectar sin contacto y evaluar de forma fiable las características de brillo de diferentes materiales y superficies, con independencia del color, la transparencia o el diseño. En este caso, la característica óptica de brillo puede describirse a grandes rasgos como la relación entre la luz remitida no dirigida y la luz reflejada dirigida. A la hora de detectar etiquetas de seguridad transparentes, el sensor distingue con absoluta fiabilidad entre la reflexión dirigida energéticamente más potente de la superficie plástica de la etiqueta y el comportamiento de reflexión difusa dispersa de la superficie rugosa del material de embalaje. A diferencia de otros dispositivos de medición de brillo, el sensor “Glare” no solo es bastante más rentable y fácil de integrar en la tecnología de procesos, sino que además puede utilizarse sin tener en consideración las normas sobre reflectometría de brillo alto, medio y mate. No se emiten valores para el grado de brillo en UB (unidades de brillo), sino que el resultado de los cambios de brillo detectados se indica a través de dos salidas digitales conmutadas.

Medicamentos falsificados: un problema global
Tanto los módulos CPS de Bosch Packaging Technology como el sensor de brillo “Glare” de SICK atienden la necesidad de seguridad para los medicamentos a nivel mundial. El riesgo de sufrir falsificaciones es particularmente alto para aquellos medicamentos que registran un gran volumen de ventas o con un precio de venta elevado. Mientras que en los países emergentes y en vías de desarrollo los más imitados o alterados son los destinados a salvar vidas, en los países industrializados ricos el objetivo son sobre todo los llamados “medicamentos de estilo de vida”, especialmente hormonas, esteroides o antihistamínicos. Los expertos estiman que, en todo el mundo, más de uno de cada diez medicamentos es falso. En el caso de aquellos vendidos por Internet, este porcentaje superaría el 50%. Cualquier ciudadano mayor de edad que quiera hacer compras en la red de forma anónima ha de saber que, según las investigaciones realizadas sobre pedidos online, la cuota de falsificación de todos los productos ofertados es de hasta un 95%.

Las consecuencias de ingerir medicamentos falsificados van desde la ausencia de efecto terapéutico hasta causar la muerte. El tráfico masivo de medicamentos falsificados viene acompañado del hecho de que siempre resultan difíciles de detectar, ya que los envases e incluso las características de seguridad también se falsifican cada vez con mayor profesionalidad.

Máxima seguridad contra las manipulaciones
Si se aprueba en breve, como se espera, la implantación de la norma todavía provisional prEN 16679:2013 como EN 16679:2014 aplicable, en calidad de complemento a la Directiva de Falsificaciones 2011/62/CE (Falsified Medicines Directive), servirá para asegurar la autenticidad e identificación de los envases individuales y evitar el contrabando de medicamentos falsificados o alterados y de los llamados “de estilo de vida” en la cadena de distribución legal. Entre otros, en los art. 10 y 13 de la Ley de Medicamentos alemana (AMG), además de las características de seguridad, también se requieren, en general, “dispositivos” que permitan verificar el envoltorio exterior de los envases primarios, individuales o agregados, es decir, el embalaje de los productos terminados habituales en el mercado con el fin de detectar manipulaciones. En este contexto, la norma EN 16679:2014 recomienda diversas opciones de sellado que deberán evitar que los paquetes se abran y se vuelvan a cerrar de forma inadvertida, y así garantizar la máxima protección contra las manipulaciones. “Además de precintos de seguridad, que al abrir el envase se desgarran y quedan dañados irreversiblemente, y de láminas Void que al despegarse por primera vez muestran textos o dibujos que antes no se veían, también resultan muy prácticas y efectivas las llamadas características de seguridad Tamper Evident. Son etiquetas transparentes autoadhesivas con perforación de cierre de cremallera a través de las solapas de inserción de las cajas plegables”, aclara Daniel Sanwald, Jefe de Producto de Envasado Secundario en Bosch Packaging Technology.

Como protección contra una primera apertura, las etiquetas de sellado transparentes no dañan ni el diseño del envase ni cubren el texto escrito en el envase. Pero la destrucción de la perforación tras una primera apertura, es decir, los bordes de desgarro que se originan, se muestran inmediatamente. “En el marco de nuestros sistemas de verificación y de impresión de las cajas plegables CPS ofrecemos la función de Tamper Evident como módulo opcional que se puede integrar de forma sencilla a soluciones de serialización y envasado ya existentes”, señala Daniel Sanwald. “Para la mayor parte de envases hay dos etiquetadoras que aplican las etiquetas de seguridad en las dos solapas insertables. El reto concreto fue encontrar un método completamente fiable de detección de las etiquetas aplicadas que fuera capaz de detectar de inmediato posibles fallos de aplicación o de suministro.”

“Glare”: Cuando las propiedades de brillo marcan la diferencia
El brillo, que normalmente es una molestia para los sensores, para el “Glare” es una propiedad de las superficies o de los objetos ventajosa y de gran utilidad. En muchas aplicaciones en las que se rechaza una detección en función de criterios de color o de contraste, el sensor de brillo permite una detección fiable gracias a su tecnología Delta S. El sensor “Glare” ofrece un alcance de detección de 50 mm y dispone de dos líneas de receptores y 8 ejes de transmisión. Los LED de luz roja emiten en diferentes direcciones y generan un punto de luz de un tamaño de aprox. 10 mm x 13 mm. Esta estructura hace que el sensor sea insensible a las vibraciones durante el funcionamiento de la máquina y a las inclinaciones de los objetos que pasan moviéndose por delante, garantizando así una detección fiable de los cambios de brillo entre la etiqueta y el embalaje. “Para nosotros, como fabricantes de maquinaria, es importante además que los parámetros del “Glare” puedan configurarse con poco esfuerzo y que no sea necesario ajustar las luces ni aplicar apantallamientos contra la luz extraña”, destaca Daniel Sanwald con respecto a la sencilla capacidad de integración del sensor de brillo. Durante el funcionamiento, el “Glare” diferencia entre reflexiones dirigidas y difusas, evaluando con un algoritmo inteligente la señal de recepción con respecto a la distribución espacial. Gracias a la consideración simultánea de las transiciones dinámicas entre los estados de brillo, el sensor “Glare” presenta además una calidad de señal excelente.

Para adaptarse al proceso de detección y a las características de brillo de las superficies que debe detectar, el dispositivo, de 500 Hz, puede ajustarse a los diferentes modos de tecnología monopunto o multipunto dinámicos o estáticos mediante controles bloqueables, y permite seleccionar uno de los tres rangos de sensibilidad. “En el módulo CPS Tamper Evident, el “Glare” trabaja con el método de aprendizaje estático de tres puntos, es decir, evalúa en el fondo las propiedades del brillo, tanto de la etiqueta de seguridad como del envase y de la cinta transportadora”, comenta Daniel Sanwald a la hora de describir la aplicación. “Las tres informaciones juntas aseguran que podamos garantizar la aplicación de las etiquetas Tamper Evident en los envases con la máxima seguridad posible de proceso.”

IO-Link como función optimizadora
Opcionalmente se puede integrar el “Glare” en el control de la máquina mediante IO-Link. Esta integración permite ajustar el sensor a través del sistema de control y aporta durante el proceso una gran cantidad de datos que se procesan específicamente en el PLC o en la interfaz de usuario. Los datos de configuración se guardan centralizados en el sistema de control de la máquina, según lo especificado en el sector farmacéutico. Al cambiar de envase o cuando sea necesario sustituir un dispositivo, estos datos pueden transferirse al sensor. Además, en caso de suciedad, por ejemplo por polvo de cartón, el “Glare” emite un aviso de fallo para que el operador pueda limpiarlo.
Los sensores de SICK garantizan un embalaje y una serialización a prueba de manipulaciones
El innovador concepto de detección del “Glare” permitió a Bosch Packaging Technologies diseñar la función Tamper Evident de la instalación CPS con la mayor seguridad posible de proceso. Además del sensor de brillo “Glare”, en los sistemas CPS se usan otros tipos de sensores SICK. Entre ellos están la barrera fotoeléctrica Multi Tarea Delta-Pac para agregar envases de forma continua, el lector de códigos Lector 620, encoders absolutos AFS60 Ethercat, escáneres manuales de la gama de productos IDM160, sensores de horquilla por ultrasonidos Ufnext, sensores fotoeléctricos WTB4-3 e iniciadores de la gama de productos IME08.

Aparte del control de envases farmacéuticos, para el “Glare” se abre una serie de aplicaciones interesantes como, por ejemplo, el control de las tareas en húmedo relacionadas con el aceite, los adhesivos o la pintura en la fabricación de automóviles; la supervisión de los procesos mecánicos de alisado, limpieza y pulido; la detección de envases brillantes o transparentes en la industria de alimentación y bebidas; el control de aplicaciones de encolado en el procesamiento de la madera y en la producción de muebles; o la supervisión de recubrimientos de módulos y capas en la fabricación de paneles solares y pantallas planas.