EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

Oppent – Mobile Robots for any kind of need

VÍDEOS DESTACADOS

Skip to main content
  • Las Agencias Internacionales de Energías Renovables (IRENA) y de Energía (AIE) establecen la necesidad de triplicar la capacidad de energías renovables para reducir la dependencia de combustibles fósiles y enfrentar el cambio climático.
  • Tecnologías como la inteligencia artificial y la digitalización de procesos serán esenciales para que las empresas del sector puedan abordar con éxito estos aumentos de capacidad energética que se espera triplicar en el caso de la eólica y quintuplicar para la solar. 
  • ARBENTIA evalúa el estado de la transformación digital en el sector y ofrece estrategias para alcanzar la visión de un futuro energético renovable con el apoyo de las TI. 

Lograr triplicar la capacidad mundial de energías renovables para el año 2030 emerge como uno de los principales objetivos en las reuniones internacionales sobre políticas climáticas. Es una meta ambiciosa, pero factible, según diversos expertos y estudios. Sin embargo, alcanzar este objetivo plantea desafíos operacionales significativos para las empresas del sector energético que requieren soluciones innovadoras de la mano de la tecnología. En este contexto, ARBENTIA, firma internacional de consultoría de negocio y partner de Microsoft, analiza las estrategias necesarias para alcanzar la visión de un panorama energético dominado por las fuentes renovables en la próxima década.

La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), la Agencia Internacional de Energía (AIE) y la presidencia de la COP están de acuerdo en que se requiere triplicar la capacidad de energías renovables a 11.000 GW para 2030 con el objetivo de lograr una trayectoria de 1,5°C. En ello, España se encuentra en muy buena posición. De hecho, según datos de Red Eléctrica, en noviembre del presente año ya se ha conseguido superar toda la producción acumulada en 2022.  

“En esta creciente apuesta por las energías renovables, la solar y eólica jugarán un papel fundamental. Se espera que más del 90% del crecimiento de la capacidad renovable provenga de este tipo de energías, para lo que se necesitaría triplicar la capacidad eólica y quintuplicar la solar”, explica Iago Oro, Director del área de proyectos en ARBENTIA. “En relación con ello, las empresas del sector se enfrentan a retos operacionales considerables para poder hacer frente al aumento de la capacidad y, en ello, la implementación de tecnologías como la inteligencia artificial o la digitalización de los procesos operacionales y de toma de decisiones se presentan como una prioridad”. 

Aumento de la capacidad operativa para abordar las demandas energéticas

En respuesta a la creciente urgencia internacional por abordar el cambio climático y reducir la dependencia de los combustibles fósiles, las empresas de energías renovables se están adaptando y creciendo a pasos agigantados. Hoy, avanzar no depende tanto de los recursos, como de la capacidad de las infraestructuras y los sistemas para gestionarlo. Según ARBENTIA, la tecnología jugará un papel fundamental a la hora de responder a los principales desafíos que afrontará el sector durante la próxima década, destacando entre ellos:

  • Aumento exponencial de la capacidad con Apps Low-Code: El aumento necesario en la capacidad eólica y solar demanda una expansión masiva de la infraestructura. La creación de nuevos parques de renovables será una constante durante los próximos años y este es un proceso largo que requiere de un seguimiento meticuloso, centralizado y eficiente. Desde la localización del terreno hasta la gestión de permisos y su financiación, el control será fundamental. Para abordarlo con éxito y asegurar la eficiencia en la ejecución y los costes, las compañías hoy disponen de Apps Low-Code en la nube que facilitan el control analítico-financiero en tiempo real, impulsando la toma de decisiones. Son aplicativos muy sencillos de desplegar, escalables según las necesidades en cada momento y de cada organización, y se gestionan a través de la nube, facilitando el acceso a todos los agentes implicados.  
  • Integración fluida en las redes existentes con Inteligencia Artificial: La transición efectiva hacia energías renovables implica integrar de manera suave estas fuentes en las redes eléctricas ya existentes. Este proceso se enfrenta al desafío de garantizar que la incorporación de la energía renovable no afecte negativamente la estabilidad del sistema ni la gestión de la carga y, para superarlo, es crucial implementar sistemas de gestión avanzados respaldados por tecnologías de inteligencia artificial. Con el uso de sistemas de gestión avanzados y la IA, se puede prever estos cambios en tiempo real y ajustar dinámicamente la distribución de la energía para mantener la estabilidad del sistema, por ejemplo, coordinando la producción, almacenamiento y distribución de energía para optimizar la eficiencia operativa.
  • Coordinación eficiente de la gestión y los recursos: Con una infraestructura más distribuida, la coordinación efectiva de los recursos crece en complejidad. Plataformas de gestión centralizadas basadas en la nube proporcionan una visión integral de la infraestructura, facilitando la toma de decisiones coordinada y la respuesta rápida a cambios en la demanda. La centralización de la gestión permite una optimización más eficiente de los recursos descentralizados, mejorando la eficiencia global del sistema. Además, obtener un control y una visión integral 360º del negocio será fundamental para un desarrollo más ágil, transparente y seguro de los procesos financieros, brindando la capacidad a los directivos de consultar la situación real de su empresa en cualquier momento.  
  • Mantenimiento predictivo y fiabilidad con IA: El aumento en la capacidad implica una mayor necesidad de mantenimiento, lo que puede afectar la fiabilidad del suministro. Las aplicaciones de gestión no solo serán fundamentales para supervisar la rentabilidad económica de los parques, con ellos también se obtiene la capacidad de controlar su rendimiento y supervisar su mantenimiento a través de cuadros de mando con datos técnicos. En este sentido la inteligencia artificial aplicada a estos sistemas permitirá un mantenimiento predictivo que se adelante a posibles complicaciones, minimizando el tiempo de inactividad y maximizando la confianza en los equipos y su funcionamiento óptimo. 

“En este viaje hacia un futuro más sostenible, la tecnología y el despliegue estratégico de la Inteligencia Artificial no solo son claves en el camino hacia la meta. España, con su potencial innegable, tiene la oportunidad de liderar el camino. Sin embargo, este liderazgo solo se materializará si las compañías del sector abrazan la digitalización, la tecnología y la innovación, preparando sus procesos de gestión y toma de decisiones para soportar este crecimiento”, concluye Oro. 

www.arbentia.com