A Look Inside the SureBead Applicator from Nordson

EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

VÍDEOS DESTACADOS

El complejo hidroeléctrico de Durance Verdon, explotado por EDF, consta de 17 presas y 30 centrales que poseen una potencia total instalada de 2200 MW y una producción de 6.500 millones de kWh. La mayoría de las centrales tiene más de treinta años de antigüedad, por lo que las operaciones de mantenimiento resultan esenciales para garantizar una producción óptima. Los polipastos Verlinde, presentes en todas las plantas, se enfrentan a unas condiciones de funcionamiento muy particulares.Este complejo es uno de los más importantes de Francia y, en unos momentos en que el kWh cotiza en bolsa, garantizar una producción uniforme tiene grandes implicaciones económicas. En este contexto, las operaciones de mantenimiento cotidiano y preventivo constituyen un factor esencial en la productividad.

El mantenimiento de las centrales
Preocupada por la coherencia entre las diferentes centrales, la unidad de producción del Mediterráneo decidió estandarizar su maquinaria de elevación en el marco de sus operaciones de renovación. Para poner al día una gran parte del parque instalado, se eligieron los polipastos Verlinde de la serie VT5. En concreto, estos polipastos se han instalado en las centrales de Serre-Ponçon, Manosque, St Tulle II y Oraison. Se optó por el control por radiofrecuencia en lugar del control por cable por la flexibilidad y la comodidad de uso que ofrece, así como porque facilita la estandarización de los equipos. Asimismo, la balanza se decantó por la velocidad variable por la gran precisión que permite en los desplazamientos, pero también por la rapidez de los movimientos de ascenso/descenso y en los desplazamientos horizontales. La velocidad variable también es un elemento a tener en cuenta en lo que respecta a la seguridad durante las intervenciones en entornos peligrosos o reducidos, a grandes profundidades y con poca luz. En ocasiones hay que trabajar en pozos para reparar compuertas o juntas, intervenciones en las que hacen falta alturas de elevación de veinticinco metros o incluso más.

Múltiples necesidades
Aunque la finalidad de cada central sea la misma, es decir producir el máximo de energía, la geografía de las centrales y la tipología de las presas exigen que la maquinaria de elevación sea capaz de adaptarse a las necesidades específicas de la explotación y el mantenimiento. Por ejemplo, la central de Castillon está equipada con un plano inclinado que permite retirar piezas muy pesadas de los grupos de producción desde la parte inferior de la central. A continuación, las piezas se transportan con un pórtico situado a nivel del paramento de la presa. Para los servicios técnicos de EDF encargados de los equipos de elevación, Verlinde constituye un colaborador importante, gracias a su capacidad para adaptar su maquinaria a necesidades tan específicas que requieren una fuerte dosis de inventiva por parte de sus ingenieros.

Disponibilidad del proveedor

Para Denis Martinez, ingeniero jefe del equipo de control y mantenimiento de EDF GMH Mediterráneo : “Bien mirado, nuestros equipos de elevación no tienen que trabajar muy a menudo, pero tienen que ser capaces de funcionar inmediatamente cuando son necesarios, y siempre a su carga máxima. Son elementos vitales para nuestro trabajo de mantenimiento, y por eso tienen que ser fiables y eficientes. Por cuestiones de costes y de capacidad de respuesta, también tenemos que ser capaces de simplificar la gestión de nuestras existencias de piezas de repuesto, lo cual exige, en primer lugar, la estandarización de nuestra maquinaria de elevación. El tercer punto importante tiene que ver con la relación con nuestro proveedor. Verlinde siempre está atenta a nuestras necesidades para poder adaptar sus equipos cuando nos conviene. Tener un integrador a nuestro lado nos proporciona una excelente capacidad de respuesta. En este sentido, la empresa Meije, con la que trabajamos habitualmente, es un proveedor fiable que nos permite plantearnos modificaciones y mejoras de la maquinaria de Verlinde”. Desde este punto de vista, Meije, que cuenta con una plantilla de 25 trabajadores y un departamento técnico integrado, pone a nuestro servicio sus competencias en el ámbito de la elevación, la electromecánica, la electricidad industrial y el bobinado. Estas actividades complementarias hacen de esta empresa un fiel escudero que comprende las problemáticas a las que se enfrenta su cliente, EDF GMH.

VERLINDE es:
-El primer fabricante y exportador francés de equipos de elevación y manipulación de cargas.
-Una gama de 30 familias de equipos de elevación para cargas de 60 a 250.000 kg.
-Certificado de calidad ISO 9001.
-Certificación del sistema de gestión ambiental ISO 14001.

En Francia: una red de agencias comerciales, estaciones de servicio posventa, unidades de fabricación de grúas puente EUROPONT en Francia, Bélgica y Holanda, y una red de distribuidores.

En el resto del mundo: un interlocutor a su lado en más de 55 países.

www.verlinde.com.