A Look Inside the SureBead Applicator from Nordson

EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

VÍDEOS DESTACADOS

El legado de innovación de 140 años de Eli Lilly es impresionante, con grandes avances que salvan vidas como la insulina, la vacuna contra la poliomielitis, la penicilina…

Esa historia hace que la actual mentalidad transformadora de Eli Lilly sea particularmente loable. Y dentro de una empresa tan enorme como esta, la transformación integral puede ser delicada. “Aquí hay una gran complejidad al implementar cualquier solución”, comenta Wilfred Mascarenhas, asesor de datos y análisis de información de calidad y soluciones digitales del gigante farmacéutico mundial, quien habló en el Foro de Ciencias de la Vida en la Automation Fair de Rockwell Automation sobre el tema “Las instalaciones del futuro: Transformación de la fabricación en Ciencias de la Vida”.

Dave Sharp, de Rockwell Automation, que fue el anfitrión del Foro, se refirió a ese panorama farmacéutico cambiante durante su presentación. Explicó cómo la industria está evolucionando hacia un tratamiento personalizado, dispositivos médicos personalizados e, incluso, tejidos personalizados. En este mundo médico moderno, el tamaño del lote uno significa una persona, un paciente, una vida. “Los usuarios están impulsando el cambio en la industria”, señaló Sharp. Y esa disrupción está creando oportunidades para los fabricantes, especialmente las empresas conectadas y flexibles que puedan desarrollar sistemas para crear lotes más pequeños y llevar productos al mercado más rápidamente.

Empresas conectadas y flexibles como Eli Lilly

Con el incremento de la complejidad en la cadena de suministro, explicó Mascarenhas al comienzo de su charla, el viejo modelo de negocio simplemente no es sostenible. En el corazón de este nuevo modelo en Lilly hay una arquitectura evolucionada que se desarrolló estratégicamente durante la última media década.

Mascarenhas describió cómo, en 2004, los ejecutivos de Lilly priorizaron la armonización de todos los sistemas de TI. “Queríamos sistemas comunes en toda la arquitectura de Eli Lilly. Los mismos procesos de fabricación de productos en múltiples sitios. Arquitecturas de referencia comunes. Un lago de datos centralizado que contuviera información confiable que pudiera utilizarse en aplicaciones de todo el mundo”.

Al comienzo del proceso, contrataron a Boston Consulting Group (BCG) para identificar los elementos clave necesarios para desarrollar e implementar adecuadamente la estrategia. BCG detectó nueve. Mascarenhas destacó dos durante el Foro: análisis de datos, que impulsan la planta digital, y robots autónomos capaces de facilitar datos en tiempo real desde el extremo.

El equipo de Lilly desarrolló un nuevo tipo de arquitectura de referencia que aborda elementos clave relacionados con el análisis de datos:

  • Análisis de lotes con una estrategia para una correcta organización;
  • Una zona de procesamiento de flujo para permitir el análisis en tiempo real que emana de las máquinas inteligentes;
  • Extracción de datos de los sistemas “en el momento adecuado”, en contraposición a la transmisión constante de información; y,
  • Un sandbox en el que los científicos podrían desarrollar modelos e implementar los aprendizajes en los sistemas.

Mascarenhas compartió con el público algunas de las mejores prácticas que surgieron a lo largo de esta iniciativa:

  • Desarrollar y mantener buenas alianzas: El asesor de Lilly señaló que las alianzas con proveedores como Rockwell Automation son fundamentales para minimizar la complejidad de las arquitecturas y permitirles entregar los resultados al mercado más rápidamente.
  • Considerar a las personas con los datos e instalar una gobernanza adecuada: “Reunir los datos solo permite llegar hasta cierto punto”, dijo. “Deben reunir a su gente y mejorar sus habilidades para asegurarse de que puedan aprovechar este enfoque de datos primero”. Hay que asegurarse de contar con los stakeholders ​​adecuados para llevar estos esfuerzos al siguiente nivel.
  • Considerar a los usuarios de la estrategia: Desarrollar una estrategia holística de personas para administrar la información e impulsar los esfuerzos de análisis.

La arquitectura en acción

En la segunda mitad de la presentación, Matthew Laing, director de automatización del grupo de ingeniería corporativa de Eli Lilly, proporcionó ejemplos reales de los conceptos que su colega acababa de detallar.

Durante un reciente proyecto de monitorización de energía, el equipo de Laing necesitaba utilizar análisis de datos para encontrar y acabar con las ineficiencias de energía. Como él describió, el equipo preparó los datos, identificó lagunas de conocimiento y luego seleccionó la tecnología adecuada para proporcionar soluciones. Después de que los primeros éxitos validaron el enfoque, tentaron sus esfuerzos.

“Creamos un modelo de datos estándar para la monitorización de energía”, explicó. “Así pues, tanto si se trata de eficiencia energética en una caldera o en una enfriadora, todo debería tener el mismo aspecto”.

¿El siguiente paso? Despliegue global, por supuesto. Porque por muy ágil y abierto al cambio que sea este gigante farmacéutico, los beneficiarios de su trabajo existen en relaciones de 140 años de antigüedad con socios y millones de clientes en todo el planeta.

“El pasado se ve genial”, afirmó Mascarenhas, “pero miramos con interés el futuro”.

Acerca de Rockwell Automation

Rockwell Automation (NYSE: ROK) es un líder mundial en la automatización industrial y transformación digital. Conectamos la imaginación de las personas con el potencial de la tecnología para expandir lo que es humanamente posible, haciendo que el mundo sea más productivo y sostenible. Con sede central en Milwaukee, Wisconsin, Rockwell Automation cuenta con casi 23.000 empleados dedicados a resolver los problemas de nuestros clientes en más de 100 países.

www.rockwellautomation.com