A Look Inside the SureBead Applicator from Nordson

EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

VÍDEOS DESTACADOS

INDUCTOTHERM EQUIPMENT BELGIUM, miembro del grupo internacional Inductotherm desde 1985, se especializa en el diseño, fabricación y puesta en servicio de equipos de calentamiento por inducción utilizados en la siderurgia. La empresa, implantada en Herstal, región de Valonia, provincia de Lieja, cuenta con un centenar de empleados y obtiene la práctica totalidad de su facturación (40 millones de euros anuales) gracias a la exportación, con clientes en China, India, EE. UU., Corea y Japón, entre otros países. La empresa suministra cada año entre 20 y 30 instalaciones de calentamiento de planchas por inducción. INDUCTOTHERM es el líder mundial de este mercado.

Una nueva fábrica para mejorar la producción.

Serge Houet, director de proyectos de la nueva fábrica, comenta: “Nuestra antigua fábrica de Herstal data de los años 20 y era necesario modernizar la organización de nuestra producción. Así pues, en el municipio de Herstal, en el parque industrial de Hauts-Sarts, decidimos construir una nueva fábrica de 10.000 m² que nos proporciona el espacio que necesitábamos. En cuanto a la maquinaria de elevación y manipulación de cargas, ya teníamos experiencia con Verlinde. Europa-Levage, adjudicataria del proyecto, ganó la licitación al proponernos unos polipastos Verlinde que respondían exactamente a nuestras expectativas.

Un posicionamiento único en el grupo Inductotherm

Serge Houet: “Dentro del grupo Inductotherm, somos la única empresa que fabrica equipos de calentamiento de planchas por inducción a alta frecuencia. Aunque el principio es bien conocido, su aplicación para calentar planchas de hasta 2,10 m de ancho y que viajan a una velocidad de 180 m/min, requiere avanzados conocimientos tecnológicos en alta frecuencia y en el diseño y refrigeración de la bobina de inducción. Esta bobina, fabricada con barras de cobre de 150 mm de sección, transporta decenas de miles de amperios para producir un campo electromagnético adaptado a la temperatura a la que haya que calentar la plancha”.

Precisión, eficacia y espacio

Serge Houet: “La gran ventaja de la inducción, en comparación con otros sistemas para calentar las planchas, es que, en primer lugar, no hay contacto entre el material y la fuente de calor, lo cual permite un calentamiento rápido y regular mientras la plancha circula”. En segundo lugar, al disponer de tanta potencia concentrada en tan poco espacio, se consigue reducir las dimensiones de la planta siderúrgica. Los equipos de inducción que fabricamos nosotros se emplean, por ejemplo, para cocer la pintura o los revestimientos de las planchas para cubiertas o para electrodomésticos, o también se utilizan para operaciones de recocido y de galvanización en línea. El hecho de poder colocar en línea diversas unidades permite respetar el proceso de calentamiento adaptándose a dos parámetros complementarios, que son la temperatura y la velocidad de circulación de la plancha”.

Los polipastos VERLINDE participan en la organización de la producción.

Serge Houet: “La nueva nave de 10.000 m² incluye un vano principal de 100 m de largo y 50 m de ancho, con una altura bajo gancho de 9 m y que denominamos “bahía alta”. Perpendicularmente a la bahía alta, tenemos cinco vanos de 50 m de largo y 20 m de ancho, con una altura bajo gancho de 6 m, que denominamos “bahías bajas”. En el total de seis vanos, disponemos para nuestras operaciones de elevación de siete grúas puente, dos semipórticos y once polipastos VERLINDE.

Maquinaria de la bahía alta.

Serge Houet: “La bahía alta, en la que llevamos a cabo el montaje de los componentes fabricados en las bahías bajas, está equipada con una grúa puente birraíl apoyada, sobre la que se desplazan dos polipastos VERLINDE, uno de 32 toneladas de tipo EUROBLOC VT4 y otro de 3,2 toneladas de tipo VT1. Estos dos polipastos situados en la misma grúa se utilizan por separado para desplazar cargas o combinados para girar piezas. “En la bahía alta, también tenemos otra grúa puente monorraíl apoyada, que está equipada con un polipasto VERLINDE EUROBLOC VT1 de 3,2 toneladas y que utilizamos para operaciones complementarias de manipulación”.

Maquinaria de las bahías bajas.

Serge Houet: “Las bahías bajas tienen una altura bajo gancho de 6 m. Las cuatro primeras están equipadas con grúas puente monorraíl apoyadas, con un polipasto VERLINDE EUROBLOC VT1 de 3,2 toneladas”. La quinta bahía baja, posee una grúa puente birraíl apoyada, con un polipasto EUROBLOC VT3 de 12,5 toneladas y un polipasto VT1 de 3,2 toneladas que nos permiten manipular componentes pesados, como las bobinas de inducción de cobre. Por último, en los extremos de las dos primeras bahías bajas, tenemos un semipórtico con una altura de elevación de 3 m, equipado con un polipasto de 1 tonelada que sirve para manipular cargas pequeñas. Estos dos pórticos se desplazan, por uno de sus extremos, por el mismo carril”.

La tecnología VERLINDE.

Serge Houet: “Manejamos y desplazamos cargas pesadas y voluminosas a lo largo de distancias y alturas considerables, por lo que la seguridad y la fiabilidad de las grúas y de los polipastos utilizados por el personal son de vital importancia”. La maquinaria de la nueva fábrica debe contar con las últimas tecnologías en materia de manipulación de cargas. Por ejemplo, para desplazar tanto las grúas puente como los polipastos, decidimos apostar por motores eléctricos de velocidad variable mediante variación de frecuencia, ya que ofrecen gran flexibilidad y mayor precisión, sin brusquedades, así como un menor balanceo de la carga y una mayor suavidad de frenado, lo cual limita no solo las operaciones de mantenimiento de las zapatas de freno, sino también el desgaste de las piezas de accionamiento mecánico.

Para garantizar la seguridad de los desplazamientos, además de los finales de carrera y los topes de goma, hemos añadido sistemas anticolisión, para evitar los choques entre las máquinas. Por último, todos los puentes y polipastos se controlan con mandos de radiofrecuencia. En el polipasto EUROBLOC VT4 de 32 toneladas de la bahía alta, disponemos de un dinamómetro y de una pantalla electrónica, que nos permiten conocer el peso de los equipos terminados, un dato que resulta útil como información para el cliente y para el transporte”. Cómo surgió la colaboración con Europa-Levage Serge Houet: “Conocemos a Europa-Levage y la maquinaria de Verlinde desde hace mucho tiempo. Bernard Rousseau, con quien hemos trabajado en este proyecto, comprendió nuestras expectativas y nos ayudó a elegir unas soluciones que cumplieran nuestras especificaciones y nuestro presupuesto. La fábrica todavía está en fase de rodaje, pero a medio plazo mejoraremos el traslado de las cargas entre las bahías bajas y la bahía alta.

VERLINDE:

Empresa creada en 1858.
> El primer fabricante y exportador francés de equipos de elevación y manipulación de cargas.
> Una gama en constante evolución formada por 30 series de equipos de elevación destinados a cargas de 60 a 250.000 kg.
> Certificación de calidad ISO 9001 y del sistema de gestión ambiental ISO 14001.

En Francia:

Una red de agencias comerciales, estaciones de servicio posventa, fabricantes de grúas puente EUROPONT y una red de distribución.

En el resto del mundo:

Un consejero a su lado en más de 92 países.

www.verlinde.com