Skip to main content

NSK S1 es la primera pieza de retención de bioplástico para husillos a bolas que aparece en el mercado mundial. Fabricado a partir de recursos biológicos 100% renovables (principalmente plantas), el uso de los bioplásticos para la nueva pieza de retención reduce la huella de carbono en un 90% a lo largo de su ciclo de vida en comparación con el uso de materiales convencionales. El desarrollo representa, por tanto, una opción sostenible desde el punto de vista medioambiental para cualquier fabricante europeo que desee reducir las emisiones de CO2 y cumplir con unas normativas cada vez más estrictas.

Para enfatizar la creciente necesidad de soluciones sostenibles, la Comisión Europea publicó su Ley sobre la industria de cero emisiones netas en marzo de 2023. La Ley, pieza clave del Plan Industrial Europeo del Acuerdo Verde, propone un marco de medidas reguladoras para reforzar el ecosistema europeo de fabricación de productos con balance cero. En la actualidad, muchos países están tratando de mejorar sus iniciativas de neutralidad en materia de emisiones de carbono, lo que significa que cada vez se van a requerir más medidas medioambientales y de bajas emisiones de carbono en una amplia variedad de maquinaria industrial. 

NSK está comprometida a conseguir una sociedad neutra en carbono. Como parte de esta ética, la compañía está aumentando el uso de bioplásticos, que son más eficaces para reducir las emisiones de carbono que los plásticos convencionales basados en combustibles fósiles. Los husillos a bolas son un área de interés clave debido a su popularidad en todo tipo de máquinas y sistemas industriales. 

Los husillos a bolas transmiten la fuerza y convierten el movimiento (de rotativo a lineal) con gran eficacia, lo que supone un importante ahorro de energía. En los últimos años, las máquinas de moldeo por inyección y las prensas servoeléctricas son algunos de los muchos tipos de máquinas que han pasado de los sistemas de accionamiento hidráulicos a sistemas de accionamiento eléctrico, utilizando para ello servomotores y husillos a bolas para reducir el consumo de energía. Teniendo en cuenta estas tendencias de la industria, la demanda de husillos a bolas está llamada a seguir creciendo, sobre todo si se dispone de soluciones sostenibles. 

El desarrollo por parte de NSK de su pieza de retención bioplástica S1 para husillos a bolas (de 50 a 200 mm de diámetro) supone una contribución más a la consecución de la neutralidad de carbono. Aprovechando su experiencia en tecnología de materiales, NSK seleccionó y validó el bioplástico EcoPaXX® de DSM (una poliamida de alto rendimiento derivada de las plantas) como material para la pieza de retención. Como observación, cabe destacar que las piezas de retención se sitúan entre las bolas para evitar que choquen entre sí y causen daños. 

Para optimizar y agilizar el proceso de desarrollo, NSK desplegó su tecnología de gemelos digitales. Este avanzado proceso permitió crear en poco tiempo una pieza de retención bioplástica con el mismo rendimiento que un producto convencional mediante la simulación de parámetros clave como las dimensiones, la forma, la deformación y la resistencia. En resumen, ahora los clientes pueden aprovechar las ventajas de unas emisiones de CO2 mucho más bajas y, al mismo tiempo, disfrutar de los mismos y excelentes niveles de rendimiento asociados a los husillos a bolas de NSK. 

Imágenes para la prensa 

1) El uso de bioplástico para la nueva pieza de retención S1 de NSK reduce la huella de carbono en un 90% a lo largo de su ciclo de vida 

  • Bioplástico fabricado a partir de plantas de ricino
  • Pieza de retencón bioplástica NSK S1 para husillos a bolas
  • Utilizados en los husillos a bolas de primera calidad de NSK

2) NSK utilizó su tecnología de gemelos digitales durante el desarrollo para garantizar que el producto bioplástico pudiera ofrecer el mismo rendimiento que una pieza de retención convencional 

www.nskeurope.es