Skip to main content

El primer ejemplo de máquina expendedora se remonta al siglo I, cuando el ingeniero griego Herón de Alejandría creó una máquina que aceptaba una moneda antes de dispensar agua bendita. En los templos donde los ciudadanos rendían culto, el dispositivo evitaba que la gente tomara más agua de lo que le correspondía. Aunque las máquinas expendedoras se han vuelto más sofisticadas, su principio sigue siendo el mismo: proporcionar un acceso rápido e instantáneo al producto que el usuario necesita. Aquí, Andreas Nyberg, especialista en suministro de herramientas CoroPlus® de Sandvik Coromant, explora cómo el software y el hardware de las máquinas expendedoras de herramientas pueden mejorar la rentabilidad, la productividad y la sostenibilidad de un taller.

En muchas operaciones de fabricación, un 60 % del inventario nunca llega a utilizarse y en torno al 15 % de los trabajos se retrasan debido a la pérdida de herramientas. Además, los operarios pueden dedicar hasta un 20 % de su tiempo a buscar herramientas perdidas. Estos resultados, basados en la propia investigación de Sandvik Coromant demuestran una cosa: un análisis inadecuado de la logística de las herramientas eleva los costes de negocio.

Incluso en instalaciones muy competitivas y técnicamente avanzadas, los problemas con el inventario de herramientas suelen pasar desapercibidos y el coste real de las herramientas extraviadas pasa desapercibido. Pero, ¿podría algo tan simple como una máquina expendedora, creada hace siglos, ser la respuesta a una mejor gestión de herramientas?

Menos visibilidad, menos productividad

Un taller de maquinaria, independientemente de su tamaño, debe estar siempre preparado para trabajar de forma rápida y rentable. El mecanizado de piezas para diversos sectores, a partir de un catálogo cada vez más amplio de materiales, requiere una amplia gama de herramientas disponibles. Otro nivel de dificultad es la personalización en masa, ya que cada vez hay más fabricantes que producen productos exclusivos a gran escala. Hacer lo correcto, en el momento adecuado y llevarlo allá donde se necesita, añade aún más presión a los maquinistas para que trabajen con tolerancias más estrechas y con estrategias de cambio rápido de herramientas y de sujeción del trabajo. Disponer de las herramientas correctas, en el momento justo, es esencial.

Muchas cosas pueden salir mal como resultado de una mala gestión de inventario. La escasa o nula visibilidad de las herramientas en un taller y de su ubicación puede llevar a que una instalación tenga demasiadas existencias. Otra situación es que se agoten las existencias cuando más se necesita una determinada herramienta. Otras consecuencias adversas son las dificultades para medir el rendimiento de las herramientas y el aumento de los costes de gestión de las existencias y de la tramitación de pedidos. Todas estas cuestiones conducen a una consecuencia final: sin las herramientas correctas, las máquinas se paralizan, y la instalación sufre un tiempo de inactividad inesperado, pero evitable. Y ese tiempo supone dinero.

Tener demasiadas o muy pocas existencias es, en gran medida, el resultado del error humano. Si las herramientas no se guardan en sus respectivos alojamientos y se dejan desperdigadas por el taller, los operarios no sabrán si sus existencias de herramientas están agotadas o no. A veces, los que trabajan en el taller pueden crear un exceso de existencias si son demasiado frívolos con el uso de nuevas herramientas. Si, por ejemplo, se dispone de una versión mejorada de su actual sistema de herramientas, los fabricantes pueden cambiar automáticamente a la nueva opción y dejar de lado sus existencias actuales de herramientas que funcionan perfectamente, pero que son ligeramente más antiguas.

Gestión de inventarios en formato digital

Contar con un hardware apropiado, como las máquinas expendedoras de herramientas, puede ser un paso importante para algunos fabricantes que carecen del espacio físico adecuado para almacenar sus herramientas. No obstante, para una gestión de herramientas totalmente optimizada y digitalizada, esto es tan solo un primer paso hacia la dirección correcta. Para que las máquinas expendedoras alcancen un nivel mucho mayor que sus primeros servicios de suministro de agua bendita, los talleres de maquinaria deberían equipar sus almacenes de herramientas mediante una alternativa a la gestión manual del inventario.

CoroPlus® Tool Supply de Sandvik Coromant reúne el hardware y el software de almacenamiento de herramientas para automatizar muchos de los dolores de cabeza comunes asociados a la gestión de herramientas. El software hace un seguimiento de todas las herramientas registradas en el inventario, muestra la disponibilidad de existencias, las áreas de alto coste y qué herramientas han sido recogidas en qué máquina y por quién.

Además de permitir que los operarios recojan y devuelvan sus herramientas correctamente, el software también puede gestionar la reposición y el mantenimiento del inventario, ya que el uso de las herramientas en el taller alimenta los datos al sistema de gestión y administración del software para apoyar el seguimiento de los costes, la planificación de los trabajos y la gestión de las compras.

A nivel práctico, el software de logística de herramientas también controla las soluciones de hardware de logística de herramientas, que incluyen estantes abiertos, cajones con tapa o máquinas expendedoras según el nivel de control necesario. Los estantes y cajones pueden contener varias cantidades de herramientas entre las elegir, mientras que las máquinas expendedoras solo pueden suministrar una herramienta cada vez.

Más eficiente y ecológico

El software de automatización ofrece a los fabricantes una alternativa al trabajo manual, y puede evitar que se produzcan tiempos de inactividad cuando se dispone de poco tiempo. Como los trabajadores pueden hacer un seguimiento de las existencias de herramientas a través de una tableta u otro dispositivo inteligente para luego confiar en el software para pedir y reponer automáticamente esas existencias de herramientas cuando sea necesario, los equipos de compras ya no tienen que preocuparse por los trámites innecesarios que crean los múltiples pedidos manuales.

Como los operarios nunca se quedan sin la herramienta que necesitan, ni tienen demasiadas herramientas que no necesitan, las máquinas nunca tienen que dejar de funcionar por haberse quedado sin herramientas. Y, además de crear un entorno de trabajo más rentable y productivo, una buena gestión del inventario conlleva un beneficio adicional. Puede ayudar a que el taller de maquinaria sea más sostenible.

La automatización de la gestión del inventario significa que los pedidos se realizan desde un punto central, en lugar de realizarse en función de las solicitudes de varios operarios que pueden crear varios pedidos de herramientas en una misma semana. Por lo tanto, los envíos de herramientas también pueden reducirse y optimizarse en un solo envío y agrupar los pedidos de compra para que un nuevo lote de herramientas llegue una vez a la semana, en vez de cada día.

Además, el suministro automatizado de herramientas también puede tener en cuenta el reacondicionamiento y el reciclaje de herramientas usadas. Si, como industria, seguimos consumiendo los recursos limitados del planeta de forma no sostenible, nos quedaremos sin los materiales que necesitamos para producir herramientas de carburo robustas. Por ejemplo, se estima una reserva de tungsteno de alrededor de 7 millones de toneladas, lo que equivale a 100 años de consumo. Disponer de un flujo de trabajo que envíe automáticamente las herramientas usadas a ser recicladas puede facilitar al usuario final la adopción de medidas para una práctica más sostenible.

Además de facilitar un reciclaje más ágil, el software de gestión de inventarios también puede garantizar que los clientes reciban herramientas reacondicionadas en vez de nuevas. No solo suelen costar la mitad que la compra de una herramienta nueva, sino que las herramientas reacondicionadas pueden ofrecer hasta tres usos de una misma herramienta antes de ser reciclada. Los operadores pueden incorporar el reacondicionamiento a su proceso de gestión de herramientas mediante el envío de sus herramientas usadas para su reacondicionamiento y la devolución de las mismas para su reutilización.

Al igual que el invento de Herón, las máquinas expendedoras de hoy en día sirven para agilizar el proceso de gestión de inventarios y hacer llegar a los usuarios los artículos que necesitan de una manera más eficiente. No obstante, hoy en día también son capaces de hacer mucho más. Sandvik Coromant ha comprobado que los usuarios del software CoroPlus® Tool Supply pueden aumentar la tasa de utilización de sus máquinas hasta el 95 %, en comparación con el 50 % derivado de no usar el software de gestión de inventario. Contar con el hardware y el software adecuados para gestionar las herramientas no es solo cuestión de mantener el taller limpio y ordenado. La implantación de un software de gestión de inventario hace que el entorno de producción sea más ágil, ecológico y rentable.

Sandvik Coromant

Como parte del grupo de ingeniería industrial global Sandvik, Sandvik Coromant está a la vanguardia de las herramientas de fabricación, las soluciones de mecanizado y los conocimientos que impulsan las normas y las innovaciones industriales necesarias para el sector del mecanizado actual y futuro. La formación, una fuerte de inversión en I+D y una sólida colaboración con nuestros clientes garantizan el desarrollo de tecnologías de mecanizado que cambian, lideran y dirigen el futuro de la fabricación. Sandvik Coromant cuenta con más de 1700 patentes en todo el mundo, más de 7700 empleados y está presente en 150 países.

www.sandvik.coromant.com/es