Skip to main content

Rockwell Automation, (NYSE: ROK), la mayor empresa del mundo dedicada a la automatización industrial y la transformación digital, anunció hoy los resultados del 8.oEstudio anual sobre el estado de la fabricación inteligente”. En este estudio a nivel mundial se encuestó a más de 1.350 fabricantes de 13 de los países que están a la cabeza en el área de fabricación.

El informe de este año revela un mayor interés en un crecimiento rentable que no sacrifique la calidad, una especial atención al aprovechamiento del verdadero potencial de los datos y una adopción cada vez mayor de la tecnología para mejorar la resiliencia, aumentar la agilidad, incrementar la sostenibilidad y afrontar los retos de mano de obra.

Entre las principales conclusiones globales se incluyen:

  • El doble de fabricantes considera que su organización carece de la tecnología necesaria para superar a la competencia, en comparación con 2022.
  • Cuatro de cada cinco fabricantes aún no dispone de una solución de extremo a extremo para la planificación de la cadena de suministro.
  • Los riesgos de ciberseguridad reciben la mayor atención como el obstáculo que los encuestados desean mitigar mediante iniciativas de fabricación inteligente.
  • El 45% de los fabricantes menciona “mejorar la calidad” como el principal resultado positivo que quieren obtener mediante las iniciativas de fabricación inteligente.
  • El 89% de los fabricantes tienen previsto mantener o aumentar los puestos de trabajo después de adoptar la tecnología. Además, el 36% de los encuestados consideran que conseguirán reasignarles nuevas funciones al personal existente debido al mayor uso de la tecnología.
  • Del 95% de los fabricantes que han implantado políticas de ESG formales o informales, el 42% menciona “mejorar las eficiencias” como el principal factor que les impulsa a poner en marcha iniciativas de ESG.

“Los fabricantes continúan buscando oportunidades para lograr un crecimiento rentable, pero se están dando cuenta de que la incertidumbre en la disponibilidad de personal tiene impacto sobre la calidad, así como sobre su capacidad de atender las cambiantes necesidades de los clientes”, señaló Veena Lakkundi, vicepresidenta sénior, Desarrollo Estratégico y Corporativo, Rockwell Automation. “La encuesta detectó que la tecnología de fabricación inteligente está permitiendo a fabricantes de todos los tamaños optimizar soluciones más resilientes, ágiles y sustentables que aceleren la transformación. Si hemos aprendido algo con los años es que las organizaciones que invierten en innovación y aplican medidas prácticas en tiempos de incertidumbre son capaces de superar a la competencia”.

Según los resultados de la encuesta, la tecnología es fundamental para mitigar los riesgos y facilitar el crecimiento. No obstante, a un tercio de los fabricantes, la gran variedad de sistemas y plataformas disponibles les provoca una “parálisis tecnológica” que les impide decidirse por una solución concreta. Los fabricantes pueden evitar esta indecisión eligiendo un socio con conocimientos profundos y experiencia sobre la industria en cuestión que pueda aconsejarles y guiarles a la hora de implementar una solución adecuada para ellos con la que puedan lograr los resultados que desean.

“En Rockwell, combinamos la capacidad de nuestra gama de soluciones para la industria con un inmejorable ecosistema de socios que actúan como asesores de confianza de las empresas más importantes del mundo”, afirmó Lakkundi. “Como la empresa más importante centrada exclusivamente en la automatización industrial y la transformación digital, trabajamos para hacer simple lo complejo, y para ayudar a las empresas en cualquier punto de sus recorridos”.

Puede consultar todas las conclusiones del informe aquí.

Metodología

Este informe analizó las opiniones de 1,353 encuestados de 13 de los países más relevantes en el área de fabricación con funciones que iban desde gerentes hasta ejecutivos de primer nivel. El informe se llevó a cabo en asociación con Sapio Research y Plex Systems. La encuesta cubrió industrias de procesos, discretas e híbridas, con una distribución equilibrada de los tamaños de las empresas, con ingresos que oscilaban entre los 10 y los 10,000 millones de dólares, lo que ofrece una amplia perspectiva sobre el negocio de la fabricación.