A Look Inside the SureBead Applicator from Nordson

EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

VÍDEOS DESTACADOS

  • El proyecto que nació a finales de 2020 comenzará primero en Cataluña para luego replicarlo en el resto de España.
  • Rehabilitación energética, reducción de impactos ambientales o espacios basados en la salud y la inclusión social son algunos de los objetivos que persigue este ambicioso proyecto.
  • Fit-Buildings se enmarca en un contexto general de economía circular. En él colaboran instituciones, entidades y empresas.

Crear un nuevo modelo de edificios deportivos más sostenibles basados en la salud, la inclusión social y desde una visión de economía circular. Este es el principal objetivo del proyecto Fit-Buildings, una iniciativa liderada por  Mauro Manca y el Estudio de Arquitectura Pich-Aguilera Arquitectos y a la que URSA se ha sumado recientemente.

El proyecto que opta a una de las subvenciones Next Generation EU que concede la Unión Europea, tiene una marcada visión práctica: todo el desarrollo teórico del modelo podrá ser trasladado a la realidad. El potencial de negocio del proyecto, podría llegar a hasta 40 millones de euros anuales derivados de los ahorros energéticos y la monetización de los beneficios indirectos para el usuario y el medioambiente con un retorno en menos de 10 años en función del tipo de actuación.

Para la responsable de Marketing de URSA, Marina Alonso, “este ha sido uno de los principales argumentos que nos han convencido de sumarnos a un proyecto que nos parece, no sólo interesantísimo por los objetivos que plantea, si no que incluye una hoja de ruta definida que generará riqueza, empleo y un parque edificado más sostenible”.

Las rehabilitaciones planteadas por el proyecto Fit-Buildings permitirán la transformación de los centros deportivos en inmuebles modernos, digitalizados, sostenibles, saludables, resilientes, eficientes y socialmente responsables.

Contarán con las más modernas tecnologías IoT y Big Data, pero además, el aislamiento es una parte fundamental de este proyecto que persigue la mayor eficiencia energética posible para los centros deportivos. Así lo cree Mauro Manca, Director de Fit-Buildings quien afirma que el proyecto tiene como objetivo ampliar el enfoque de la rehabilitación, desde la mejora del rendimiento energético a la mejora de la experiencia del usuario. Los edificios son el principal sistema de control climático (antes de las máquinas…) y el control de la demanda energética pasa por una envolvente más eficiente. El modelo propone proyectos financiables a largo plazo, hasta 20-25 años, una característica única, que hace viable las rehabilitaciones de la envolvente y la inversión en aislamiento térmico de calidad”.

URSA participará en este proyecto que ya cuenta con socios como ITG, Market partners de la certificación WELL en España, entidades como Greenward Partners y empresas como Schneider Electric, EIG, o Acciona. Además el proyecto se desarrolla en ámbito académico con un Tesis doctoral en la UIC Universidad Internacional de Cataluña.

La colaboración de URSA ha sido muy bien recibida en el equipo ya que “el sector de la construcción es la única industria donde la fase de diseño se desvincula de la fase de producción. La propuesta innovadora de economía circular del proyecto se basa en generar un ecosistema de empresas que abarca un tramo más amplio de la cadena de valor. La oportunidad de tener en el equipo una empresa como URSA nos permite llenar este gap y concretar nuevos modelos de negocio de economía circular y dar más garantías de un proyecto “llave en mano” diseñado a lado de los proveedores”, afirma Mauro Manca.

Según datos del Consell Català de l’Esport, en este segmento existe un potencial de ahorro energético de hasta un 70% y un capital de inversión activable de hasta 500 millones de euros.

www.ursa.es