Skip to main content

  • La actual crisis energética está provocando que muchos centros deportivos no puedan garantizar su rentabilidad.
  • La rehabilitación energética de unos diez edificios y la construcción de obra nueva de otros dos, primando la economía circular en las intervenciones, son los próximos pasos que abordará este proyecto.

Uno de los principales logros conseguido por Fitbuildings en sus poco más de dos años de vida ha sido la creación de un ecosistema de entidades y empresas que le permiten ofrecer proyectos llave en mano para la rehabilitación y construcción de centros deportivos sostenibles, basados en la salud, la inclusión social y la economía circular. Actualmente el ecosistema está liderado por Energreen Design, Picharchitects | Pich-Aguilera, AIA y EIG junto al Grupo Construcía y se apoya  además a otras empresas y entidades del sector público y privado.

En ese ecosistema estará un año más URSA, que acaba de renovar su patrocinio a este proyecto para colaborar desde su experiencia en aislamiento y envolvente de los edificios.

Esta iniciativa, vivió una primera fase de desarrollo teórico que ahora se está materializando en la construcción y rehabilitación de centros deportivos.

“La pertenencia de URSA a este ecosistema nos ayuda a poner de relieve la importancia de la envolvente y además contar un apoyo para el desarrollo técnico de los proyectos. La actual crisis energética ha provocado que nos demos cuenta de su gran relevancia en todo tipo de edificios y, por supuesto, en los deportivos que cada vez muestran más dificultades para ser rentables por la actual crisis energética”, explica Mauro Manca. “Las soluciones de URSA, que aportan ahorro y confort a todo tipo de inmuebles, contrastan con edificios como polideportivos con cubiertas de chapa metálica y sin aislamiento que dificultan la práctica de actividades en su interior por las bajísimas temperaturas”.

Mauro Manca también manifiesta que es complicado explicar a los responsables públicos y privados de centros deportivos que una rehabilitación energética va mucho más allá que “la sustitución de maquinarias de climatización, calderas o luminarias. No tiene nada que ver con una rehabilitación integral que tenga en cuenta tanto ahorros económicos, como objetivos de descarbonización, con una mirada a todo el ciclo de vida del edificio”.

La primera fase de desarrollo teórico ya se está materializando en la realización de planes directores, además de, reuniones con la administración, asesoramiento y finalmente, intervenciones, en Baleares, Sabadell y Barcelona. “Hemos puesto en marcha 3 planes directores y colaboraremos en la realización de 2 proyectos de obra nueva, pero esperamos materializar nuevos proyectos en España, incluso, en Portugal y  otros países de Latinoamérica”.

El director general de URSA, Ramón Ros, confiesa que la compañía “se siente completamente alineada, no solo con los objetivos de este proyecto, sino también con la estrategia y la visión circular que se le da a todo el enfoque. Este año en nuestra memoria de RSC hemos resaltado nuestro compromiso con el deporte y esta es una de las iniciativas que lo demuestra”.

La visión holística centrada en el ciclo de vida de los edificios, la salud y la economía circular es una de las razones que, para Mauro Manca, va a posibilitar su éxito: “Soy humilde y ambicioso al mismo tiempo, porque no hemos inventado nada, pero esta manera de trabajar es muy necesaria para transformar los edificios deportivos y de otros usos. Hemos sido capaces de reunir en este ecosistema de trabajo  a toda la cadena de valor y una parte muy importante de esta cadena es URSA”, finaliza.