Skip to main content

  • La multinacional italiana ha puesto en marcha un proyecto con el Politécnico de Turín para ofrecer un doctorado de investigación centrado en el estudio de bombas accionadas por motor eléctrico.
  • El proyecto está financiado íntegramente por Vanzetti Engineering a través de una beca de doctorado y tendrá una duración de tres años.

Vanzetti Engineering, fabricante multinacional italiano de equipos criogénicos para Gas Natural Licuado (GNL) y gases atmosféricos, ha puesto en marcha una colaboración con el Politécnico de Turín, la universidad pública especializada en estudios de carácter científico-tecnológico para ofrecer un doctorado de investigación centrado en el estudio de bombas accionadas por motor eléctrico. El curso posgraduado del ‘POLITO’, considerado el mejor politécnico italiano y uno de los más prestigiosos de Europa, está financiado totalmente por Vanzetti Engineering mediante becas ofrecidas a los estudiantes y dura tres años.

Las potenciales aplicaciones de las bombas accionadas por motor eléctrico son múltiples; entre las más tecnológicamente avanzadas está su uso en una lanzadera de cohetes espaciales. Las bombas tienen la misión de presurizar los propulsores (por ejemplo, LOX y GNL) llevándolos de la presión del depósito a la de la cámara de combustión, donde reaccionan liberando la energía necesaria para generar el empuje que permite el despegue del cohete. Se trata de un mercado en rápido crecimiento, sobre todo después de numerosos lanzamientos con éxito de cohetes de una conocida empresa estadounidense cuyos motores se alimentan explotando precisamente esta tecnología.

En la configuración tradicional, las bombas se accionan mediante turbinas específicas, pero los últimos avances han demostrado que, en determinados casos, éstas pueden sustituirse por motores eléctricos, a su vez alimentados por baterías. Esta solución ofrece la ventaja de reducir la complejidad mecánica y los costes de desarrollo del sistema de alimentación del motor, aunque las limitaciones tecnológicas actuales en cuanto a la densidad de energía necesaria que las baterías deben proporcionar hacen que esta configuración sea adecuada solo para pequeñas lanzaderas.

Es precisamente hacia los pequeños lanzadores, capaces de poner en órbita constelaciones de nanosatélites, hacia donde parecen dirigirse las tendencias más recientes de la llamada «Nueva Economía Espacial«, el nuevo modelo de negocio surgido en las últimas décadas con la proliferación de empresas privadas en el sector espacial.

El proyecto, ofrece grandes ventajas tanto para el Politécnico de Turín como para Vanzetti Engineering. «Con este proyecto, la universidad fortalece su colaboración con empresas locales en materia de investigación, mientras que Vanzetti Engineering, especialista en el ámbito de las bombas criogénicas para los sectores naval, automovilístico e industrial, tiene la oportunidad de explorar nuevas posibilidades en un sector tecnológicamente avanzado y de rápido crecimiento como es el sector aeroespacial», declara Valeria Vanzetti Ghio, directora general de Vanzetti Engineering.

El Politecnico di Torino fue fundado en 1859 como Scuola di Applicazione per gli Ingegneri (Escuela Técnica de Ingenieros), y se convirtió en Regio Politecnico di Torino en 1906. A lo largo de su historiase ha confirmado como un punto de referencia para la educación y la investigación en Italia y en Europa, y una Universidad de Investigación de nivel internacional que atrae a estudiantes de más de 100 países y que activa cerca de 800 colaboraciones por año con industrias, instituciones públicas y organizaciones locales.

Los primeros alumnos del nuevo doctorado de investigación comenzaron sus estudios en noviembre de 2022.

www.vanzettiengineering.com