Eichenberger Gewinde: Seguridad en la alta tensión con los husillos de bolas laminados en frío. Cuando el husillo de bolas controla el arco voltaico.

By 15 mayo, 2018DESTACADOS, Español

La electricidad es, en sentido figurado, la savia de nuestra sociedad y economía modernas. Sin ella, nada es posible. Los disyuntores son dispositivos fundamentales para el funcionamiento seguro de nuestro suministro de energía. Entre otras tareas son los responsables de conectar y desconectar toda la producción de una central eléctrica (a nivel de gigavatios) y gestionar voltajes de hasta 1500 kV. El husillo de bolas laminado en frío Carry de Burg (CH) desempeña un papel extremadamente importante y responsable en esto.

Alta tensión, menor pérdida

La energía eléctrica se transporta desde el generador de corriente, por ejemplo una central eléctrica, hasta el consumidor de energía. Para ahorrar pérdidas y, con ello, costes durante el transporte de la energía, el objetivo es generar las intensidades más bajas posibles, y para que aún así se pueda transportar una gran producción se utilizan altas tensiones y voltajes máximos de hasta 1150 kV. Toda la red eléctrica europea tiene una longitud de unos 1,8 millones de kilómetros.

Un paso adelante con el socio tecnológico correcto

Una empresa tecnológica líder global estaba buscando una solución de accionamiento fiable que separara de forma instantánea los pesados contactos metálicos de los disyuntores. Cuando la compañía eléctrica tecnológica encontró a Eichenberger Gewinde AG finalizó la búsqueda. El especialista suizo en roscas ha suministrado soluciones de husillo durante décadas que sobresalen no solo por su rendimiento, calidad y fiabilidad sino también porque respaldan el liderazgo innovador fundamental. Cuando se trata de diseñar componentes de accionamiento integrados personalizados los clientes de todo el mundo se benefician del profundo conocimiento de Eichenberger y su sobresaliente potencial de desarrollo y fabricación.

La compañía de laminado de rosca siempre se centra en el intercambio constructivo con sus clientes centrándose en los requisitos. Por una parte, el truco reside en desarrollar soluciones extraordinarias para el cliente y, por otra parte, garantizar procedimientos de fabricación potentes y sofisticados. El pensamiento activo y con vista al futuro está firmemente establecido en la cultura corporativa de Eichenberger. La perfecta estructura “interna” de la compañía significa que el desarrollo, la producción, la garantía de calidad y la creación rápida de prototipos, incluidas las herramientas de laminado de rosca y de mecanizado posterior, se pueden ofrecer simultáneamente consiguiendo así una flexibilidad y adaptabilidad excepcionales. La conciencia de calidad arraigada en los empleados se completa con la correspondiente planta moderna. Gracias a estos factores pueden ocurrir muchas cosas, sobre todo cuando la ubicación es Suiza. El desarrollo constante de soluciones prácticas del cliente es una pasión de Eichenberger y las formas roscadas fuera de la norma son los encargos perseguidos.

Ventajas del laminado de rosca

Una vez que se reconoció el potencial de este accionamiento, el fabricante de tecnología para energía apoyó los robustos husillos de bolas laminados en frío de Burg (CH) que se fabrican en grandes cantidades mediante un proceso de laminado de rosca rentable. Al contrario que el desbaste, el fresado o el torneado realizado durante el laminado de rosca, aquí las fibras longitudinales del material no se cortan sino que se desvían. El resultado es una superficie comprimida y extremadamente resiliente que se ha laminado con suavidad, algo fundamental para la larga vida útil del husillo. Los valores de rugosidad están en torno a Rz 1.0 en los bordes de la rosca y en el radio base, además de poseer una sensibilidad a la entalla significativamente reducida. Ambas características son ventajas excelentes. En los rodamientos de bolas el coeficiente de rozamiento al rodar es de entre 0,003 y 0,001 en comparación con el rozamiento de deslizamiento de acero sobre acero (lubricado) de 0,1 a 0,05. Las excelentes propiedades de deslizamiento de los husillos de bolas laminados en frío garantizan una mínima fricción y dejan poco margen para la contaminación. Así, el rodaje silencioso de las bolas es muy suave.

Fiabilidad total

Un cortocircuito de alta tensión alcanza su valor máximo tras solo 5 milisegundos. Afortunadamente, no es frecuente la necesidad de interrumpir la energía eléctrica si se produce un cortocircuito pero, si se produce de forma inesperada, es fundamental la fiabilidad total de los elementos mecánicos de accionamiento. El husillo de bolas Carry garantiza la máxima seguridad funcional con una enorme potencia (eficiencia > 0,9) y robustez. Carry prepara el funcionamiento mecánico de conexión y desconexión en el disyuntor mediante muelles helicoidales. Dos varillas sólidas de empuje están firmemente conectadas por ambos lados con la tuerca a medida conocida como portadora. Estas dos palancas mueven los enormes percutores que están sujetos a presión de muelle y que separan los contactos de metal con extrema rapidez. Aunque las condiciones ambientales sean adversas y las temperaturas extremas, el husillo de bolas laminado en frío y resiliente Carry hace su trabajo de forma totalmente fiable y libre de mantenimiento.

Los requisitos del cliente respecto al husillo de bolas con interface de cliente integrada en la tuerca son “importantes y varían”. Cuando se trata de fuerza axial y geometría los requisitos son elevados. Los aspectos tribológicos como la fricción, el desgaste y la lubricación son requisitos previos importantes que se deben cumplir. La difícil tarea de adaptar el exterior del cuerpo de la tuerca a los requisitos concretos del interface y las condiciones cinemáticas es particularmente desafiante. Partiendo de todas las demandas de uso global se desarrollaron todo tipo de medidas diferentes para el husillo de bolas Carry formado por el tornillo laminado en frío y la tuerca portadora correspondiente.

Cuando la fiabilidad y los beneficios del cliente no son casualidad

La flexibilidad de los elementos funcionales mecánico-dinámicos es una aportación importante al éxito de los proyectos de tecnología de accionamiento. La concienciación de que calidad y fiabilidad tienen que “integrarse en el desarrollo” de un producto es crucial. Los sistemas de prueba de alta tecnología de Eichenberger Gewinde AG son, por ello, indispensables durante muchas etapas del diseño del producto. Los requisitos más exigentes se cumplen solo cuando los tornillos, las tuercas, las bolas y la lubricación están en perfecto equilibrio. Se realiza una prueba total en un banco de pruebas especial centrándose en tolerancias estrictas de par, holgura axial y concentricidad. Los requisitos más exigentes como, por ejemplo, los relativos a la completa trazabilidad, no son solo indispensables en la industria de la automatización, automoción o médica. Eichenberger grabará, previa petición, referencias de datos en husillos de bolas o tornillos sin fin mediante un etiquetado láser permanente de matriz de datos. Hoy en día se buscan las ventajas tecnológicas y la densidad aumentada de rendimiento a costes de inversión generalmente reducidos. Cuando el inventor del producto es, además, su fabricante más competente, las ventajas son obvias.

www.gewinde.ch