EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

Oppent – Mobile Robots for any kind of need

VÍDEOS DESTACADOS

Skip to main content

La producción a pequeña escala tiene sus ventajas, ya que puede ser ágil y flexible y facilitar la personalización de los productos. Sin embargo, una vez perfeccionados los productos y optimizados los procesos, puede que los fabricantes quieran expandirse y llegar a una base de clientes realmente internacional. En este artículo, Neil Ballinger, jefe de EMEA del proveedor de piezas de automatización EU Automation, comparte tres consejos para aquellos fabricantes que deseen ampliar sus operaciones.

Según los datos recientes facilitados por el International Council for Small Business (ICSB), las microempresas y las pymes constituyen más del 90 % de todas las compañías y representan el 70 % del empleo total y el 50 % del PIB mundial.  Las pequeñas empresas también contribuyen al desarrollo de tecnologías de vanguardia. Aunque puede que no tengan el presupuesto de I+D de las empresas multinacionales, el alcance de sus operaciones y el relativamente pequeño volumen de trámites burocráticos suelen favorecer una implementación más rápida de procesos nuevos e innovadores.

No obstante, expandir una pequeña empresa de fabricación es considerablemente complicado. Los problemas tradicionales de ampliar una empresa, tales como la compra de equipos, el espacio en planta y la contratación de talentos, se unen a la necesidad de mantener la calidad y homogeneidad originales en una producción por grandes lotes.

EU Automation comenzó siendo una pequeña empresa hace unos diez años y a lo largo del tiempo se ha labrado una sólida reputación en el sector de la automatización industrial, además de conseguir una auténtica presencia internacional. Estos son tres consejos para los empresarios del mundo de la fabricación y la automatización que deseen seguir nuestros pasos.

Calidad

Para expandirse, su producto tiene que ser de primerísima categoría. No obstante, habida cuenta de las numerosas variables que cabe considerar, en ocasiones es complicado mantener la calidad del producto original cuando los lotes son más grandes. Por ejemplo, en los procesos de fabricación aditiva, mantener la homogeneidad en una producción a gran escala es considerablemente difícil. El volumen de postratamiento manual que implica también puede constituir un problema a la hora de expandir la producción.

A pesar de todo, los productos defectuosos pueden destrozar rápidamente la reputación de una empresa, especialmente en una fase de rápida expansión. Una mala calidad también conlleva costes de reelaboración, exceso de inventario, sanciones, retrasos en las entregas y pérdida de oportunidades de venta.

Invertir en soluciones de control de calidad automatizadas puede ser la clave para minimizar esos costes y forjarse una reputación basada en la calidad y la fiabilidad. Las soluciones flexibles y rentables, como los sistemas genéricos de visión artificial autónoma, pueden resultar ideales para aquellos fabricantes que necesiten reconfigurar con frecuencia sus líneas de producción y que no cuenten con los recursos técnicos y económicos para encargar la construcción de una solución de visión artificial desde cero.

Formación

La expansión implica replicar procesos probados y comprobados que requieren conjuntos de competencias específicos. Para ello es fundamental que la empresa cuente con la experiencia técnica necesaria, más que con un empleado concreto. Lamentablemente, los conocimientos técnicos de fabricación suelen estar almacenados en el cerebro de los trabajadores más expertos y no se transmiten sistemáticamente.

Contar con un proceso de formación formalizado protege a la empresa de la posible pérdida de empleados clave y permite replicar procesos de forma homogénea y con el mismo nivel de calidad, independientemente de quién realice una tarea concreta. Por ejemplo, las empresas podrían establecer procedimientos y listas de comprobación estándar para diagnosticar averías de equipos críticos en lugar de asignar automáticamente esa tarea al miembro más veterano del equipo de mantenimiento.

Automatización

Debido a los costes y la experiencia técnica necesarios para automatizar la producción, esta decisión puede resultar intimidante para los pequeños fabricantes. Sin embargo, expandirse no siempre se trata de disponer de un espacio en planta inmenso y equipos nuevos.

Las tareas repetitivas, como las aplicaciones de recogida y colocación, pueden automatizarse fácilmente gracias a cobots compactos, rentables y fáciles de programar. Por ejemplo, Eva, de la empresa emergente Automata, radicada en Londres, se vende a menos de 5000 GBP y se puede configurar fácilmente con botones integrados en el brazo y un software gráfico intuitivo.

Retroadaptar los equipos existentes con sensores inteligentes también es una fantástica opción para modernizar la maquinaria sin tirar la casa por la ventana. Los sensores inteligentes recopilan datos que pueden usarse para el mantenimiento predictivo, minimizando así el coste total de propiedad (CTP) de las máquinas que, debido a la necesidad de aumentar y agilizar la producción, se usarán de forma más intensa que en el pasado.

Unas prácticas de control de la calidad eficientes, una mano de obra adecuadamente formada y unas tecnologías de automatización rentables y eficaces son la clave para acertar a la hora de expandir pequeñas empresas de fabricación.

www.euautomation.com/es/automated