EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

Oppent – Mobile Robots for any kind of need

VÍDEOS DESTACADOS

Skip to main content

Administrar el acceso a los cerramientos y las envolventes es una consideración de diseño que debe abordarse durante el proceso de desarrollo de un producto. Permitir o impedir el acceso a un cerramiento puede lograrse de múltiples formas. Por Jonathan Coulter, jefe comercial de productos, Southco, Inc.

Generalmente, dos superficies, como un panel y un marco, se unen por medio de un cierre o un mecanismo de cerradura para separar al usuario de lo que se encuentra protegido en su interior.

Todos los cierres están diseñados para mantener cerrado el panel o la puerta de una superficie. Las principales diferencias entre unos y otros son el método de accionamiento y el de montaje. La facilidad de acceso, la seguridad, el entorno y otras exigencias del diseño pueden influir sobre el tipo de cierre recomendable para cada aplicación determinada. Conocer los varios tipos de cierre disponibles puede ayudar a cualquier ingeniero a diseñar su producto de forma correcta. No obstante, en primer lugar, deberíamos establecer una definición básica de lo que es un cierre.

¿Qué es un cierre?
Los cierres son un elemento fundamental de la vida cotidiana de cualquier persona. Desde el tirador magnético que abre la puerta del armario de cocina al pestillo que nos da acceso al maletero del coche, usamos cierres en todas partes. A grandes rasgos, un cierre es un dispositivo de sujeción que une dos superficies para regular el acceso al interior del cerramiento.

Tipos de cierre
Los cierres varían enormemente en complejidad dependiendo del objetivo de la aplicación. Los ingenieros deben considerar cuidadosamente los siguientes tipos de cierres al evaluar los requisitos de su diseño exclusivo. Existe una gran variedad de cierres que pueden usarse para dar respuesta a las necesidades de las distintas aplicaciones.

Cierre de leva
Cierres de leva son un tipo de cierre sencillo y asequible que los ingenieros pueden usar en su aplicación. Constan de un cuerpo, que está generalmente unido a un panel o puerta móvil, y una palanca de leva, que puede girarse para fijarse a un panel no móvil o fijo. Una vez cerrada la puerta, la leva gira por detrás del panel fijo para sujetar el panel o puerta móvil.

La palanca de leva se acciona mediante un sencillo mecanismo de giro o torsión, ya sea manualmente o mediante herramienta. En la cabeza puede incorporarse un mecanismo de cerradura para mejorar la seguridad. Las palancas de leva se usan normalmente para cerrar y proteger puertas de armarios y otros cerramientos. Los cierres de leva suelen estar disponibles en distintos materiales como el acero inoxidable o el cinc.

Cierres de presión
Los cierres de presión son casi idénticos en funcionalidad a los de leva en cuanto a que están formados por un cuerpo y una palanca de leva que puede girar cuando se acciona manualmente o por medio de una herramienta. Sin embargo, en el cierre de presión, la leva crea una fuerza de sujeción entre las dos superficies.

La fuerza de compresión entre los dos paneles contribuirá a prevenir la vibración o el traqueteo, y puede comprimir una junta para lograr la hermeticidad adecuada frente a factores ambientales como el polvo o la humedad. Ello puede proteger la maquinaria de los posibles daños a causa del ambiente exterior, reducir los gastos de mantenimiento y prolongar su vida útil. Los cierres de presión pueden proporcionar una gran variedad de fuerzas de compresión dependiendo de los requisitos de la aplicación.

Cierre por empuje o de impacto
Los cierres por empuje retienen las puertas o paneles de forma segura simplemente empujando la puerta al cerrarla. Estos tipos de cierre también se conocen como «cierres de impacto», por su capacidad innata para soportar sin problemas los cierres de puertas o paneles realizados empujando estos de golpe. A diferencia de otros cierres, no necesitan ningún tipo de movimiento de giro para que el pestillo quede fijado.

El modo en que funciona un cierre por empuje es bastante sencillo. Este, que se fija en una puerta o panel oscilante, consta de un cuerpo y una leva con resorte. Cuando la puerta o panel se cierra, la leva se empuja contra una superficie de acople o se engancha a un retén. Entonces la leva, por efecto del resorte, reemergerá tras la superficie de acople o se enganchará en el retén para fijar en posición la puerta o panel.

Los cierres por empuje pueden dotarse de cerradura con llave para aumentar la seguridad. Los cierres por empuje permanecerán bloqueados al cerrarse y pueden requerir una palanca, una manivela o un tirador de gatillo para accionar su apertura. Otros tipos de cierres por empuje solo necesitan una fuerza contraria para superar la fricción que los mantiene cerrados.

Los cierres por empuje son perfectos para equipos donde la fiabilidad del cierre sea fundamental, como sucede en diversas aplicaciones de equipos industriales, construcción y transporte. Estos cierres se ofrecen en versiones de acceso visible y oculto; en materiales tales como plástico, acero y acero inoxidable; chapado en cinc, chapado en cinc-níquel, etc., y con la posibilidad de acabado de pintura al polvo. El montaje puede ser en superficie o a nivel del panel, insertable por presión o fijado mediante adhesivo. Finalmente, el modo de accionamiento, con o sin cerradura, incluye paleta, tirador normal, pulsador, pomo, agarre con el dedo y tirador a presión. Las cámaras refrigeradoras comerciales y las puertas de los coches son dos ejemplos de aplicaciones del mundo real donde se usan cierres por empuje.

Cierres de tracción
cierres de tracción usan tensión para mantener firmemente unidas dos superficies en el mismo plano. Este tipo de cierre se compone normalmente de dos piezas. La primera se fija a uno de los paneles y actúa como mecanismo de accionamiento. El otro panel contendrá el mecanismo de sujeción, que actuará como retén. La tensión se crea cuando la palanca se engancha al retén.

Los cierres de tracción pueden reducir las vibraciones y el traqueteo, y proporcionar además compresión. Por su sencillez, estos cierres se suelen montar externamente en capós de motor o equipos de climatización. Los ingenieros que estén diseñando una aplicación sencilla pueden encontrar que un cierre de tracción les ofrece la solución más asequible.

Cierres deslizantes
Los cierres deslizantes se componen de un cuerpo deslizante o giratorio fijado a una superficie y un retén fijo colocado en la otra. Ambas superficies quedarán sujetas cuando la pieza deslizante o giratoria se mueva tras la pieza estable. Los cierres deslizantes pueden diseñarse para resistir las vibraciones y el traqueteo. Su accionamiento, por lo general, se realiza manualmente. Existen múltiples estilos y materiales disponibles para este tipo de cierre dependiendo de la aplicación final y los requisitos de carga.

Elegir el tipo de cierre adecuado para una aplicación determinada requiere que el ingeniero reúna información sobre cualquier factor que pudiera afectar a su rendimiento, incluyendo el tamaño, la fuerza, el peso y factores ambientales tales como si va a usarse en interiores o en exteriores.

Cierres para espacios interiores
Generalmente, las aplicaciones para interiores no tienen requisitos tan estrictos como aquellas para exteriores. Los ingenieros no tendrán que preocuparse por factores ambientales externos como los rayos ultravioleta o la lluvia, ya que los cierres para interiores no necesitan soportar los elementos. Los ingenieros pueden elegir cierres fabricados usando materiales económicos como el plástico o el cinc para reducir los costes. El grado de seguridad necesario para aplicaciones en espacios interiores también puede ser menor comparado con el de las aplicaciones al aire libre. Dependiendo de las necesidades de control de acceso en el espacio interior, no será necesaria cerradura.

Aplicaciones en exteriores
cierres para exteriores tienen requisitos mucho más estrictos que los de interiores. Los ingenieros deberán tener en cuenta todos los factores ambientales y meteorológicos, desde el hielo hasta la humedad elevada. Ello puede obligar a realizar consideraciones de diseño tales como incluir resistencia a la corrosión y a la degradación de los materiales.

Asimismo, dependiendo del sector, pueden existir normas y leyes que cumplir en cuanto a la penetración del agua y el polvo. Por ejemplo, los cierres usados en equipos eléctricos y alimentarios probablemente deban cumplir con requisitos específicos de diseño, construcción o hermeticidad como los de las normas IP, NEMA o UL. Incorporar cierres que cumplan estas normas puede mejorar el rendimiento general de los equipos al garantizar que el agua y el polvo no causen afecciones en los sistemas mecánicos o eléctricos.

Cuando un cierre se instala en el exterior, los riesgos para la seguridad aumentan dependiendo de dónde se sitúe el cerramiento y cuál sea su contenido. Por ejemplo, una compañía eléctrica que desee proteger una envolvente situada en un lugar remoto debería instalar un cierre que permita el acceso exclusivamente al personal autorizado. Los ingenieros también deben considerar detenidamente la amenaza de vandalismo y manipulación. En términos generales, los cierres para exteriores estarán hechos de materiales más sólidos, como acero inoxidable, y dispondrán de mecanismos de cerradura más sofisticados para aportar una mayor seguridad.

Cierres mecánicos o magnéticos
Otro elemento a tener en cuenta por los ingenieros es el método usado para cerrar. Determinados tipos de cierre proporcionan acción mecánica o magnética para cerrar puertas, armarios o paneles. Algunos cierres poseen capacidades electrónicas gracias a las cuales el usuario no necesita accionarlo directamente para cerrar.

Cierres visibles u ocultos
Escoger un cierre oculto o visible dependerá de los requisitos del usuario final y el entorno de operación. Los cierres visibles se emplean cuando el usuario necesita ver el cierre para accionarlo. Por razones de seguridad, puede que sea necesario ocultarlo, en cuyo caso se puede instalar tras una puerta o panel, fuera de la vista. Los cierres ocultos permiten ofrecer además superficies limpias y sin interrupciones que mejoran la apariencia de los productos o elementos de equipos como, por ejemplo, la puerta de un frigorífico o una máquina recreativa.

Cierres a medida
Los ingenieros deberían considerar trabajar con un proveedor experimentado para asegurarse de elegir el tipo de cierre adecuado para su aplicación. El modelo elegido debe rendir conforme a lo esperado para permitir o impedir el acceso de los usuarios a los cerramientos. Seleccionar el tipo de cierre más idóneo no solo es importante para un correcto rendimiento de la aplicación, sino que puede influir sobre la percepción de los usuarios. Por ejemplo, el propietario de un vehículo apreciará la sensación gratificante de cerrar una guantera que incorpore una solución de cierre de alta calidad. Ello puede mejorar también la percepción general de calidad del vehículo.

Los ingenieros pueden tener que desarrollar un cierre personalizado para crear una solución que cumpla con los requisitos particulares de su aplicación. Póngase en contacto con Southco para descubrir más acerca de los distintos tipos de cierre disponibles. Nuestro equipo estará encantado de responder cualquier pregunta que usted pueda tener acerca de los cierres y cómo pueden encajar en su aplicación específica.

www.southco.com