A Look Inside the SureBead Applicator from Nordson

EN | EtherCAT Terminals: The fast all-in-one system

VÍDEOS DESTACADOS

Cadenas portacables con diseño higiénico para un guiado limpio de los cables en cortafiambres industriales de alto rendimiento.

La empresa familiar Schindler & Wagner GmbH & Co KG (abreviado SCHIWA) es, desde hace más de 50 años, uno de los principales fabricantes de cortadoras de salchichas, jamón y queso, personalizadas y estandarizadas. Las cadenas portacables de igus en conformidad con la FDA ayudan a cumplir con los estrictos requisitos de seguridad e higiene.

Schindler & Wagner GmbH & Co. KG fue fundada en 1965 por Manfred O. Schindler, creador de la primera balanza electrónica. Este sistema se ha seguido desarrollando a lo largo de los años y constituye la base de las combinaciones de máquinas cortadoras y de pesaje de alta tecnología actuales. La empresa familiar de tamaño mediano SCHIWA ofrece estas máquinas para lonchear, porcionar y pesar una amplia variedad de productos cárnicos y quesos. Schindler & Wagner GmbH & Co. KG, desarrolla y produce exclusivamente en Plüderhausen, cerca de Stuttgart. Se trata de una empresa líder en tecnología de sistemas de corte personalizados para los clientes, y actualmente cuenta con más de 100 empleados. «Fabricamos máquinas de corte de alto rendimiento de alta precisión y fiabilidad, principalmente para queso, tocino y jamón», afirma Martin Hüttenrauch, director de ventas de SCHIWA. Además de una estructura integral robusta, las loncheadoras de alto rendimiento se caracterizan por el diseño “SCHIWA-Walk-In-Design”, único en el mundo. Este diseño permite al empleado acceder al interior de la máquina sin necesidad de agacharse, el cual puede retirar la cuchilla de forma ergonómica (de pie) cuando debe sustituirse. Además, la máquina al completo es fácilmente accesible y permite limpiarse cómodamente.

Higiénicas y de diseño abierto

Las máquinas SCHIWA se caracterizan por un diseño completamente abierto, de modo que todas las superficies pueden limpiarse fácilmente a diario. «En los últimos años hemos invertido mucho tiempo y energía en nuestro diseño higiénico. Siempre hemos estado a la vanguardia de la tecnología, pero no en las partes menos visibles. Nuestra filosofía es la siguiente: solo puedes limpiar lo que ves», dice Hüttenrauch. Y así, a finales de 2017 la empresa SCHIWA se reinventó a sí misma en términos de diseño, de acuerdo con el lema: «Ábrelo íntegramente, destapa todo lo que sea posible y hazlo visible». El nuevo diseño higiénico influyó en todos los detalles, desde el guiado de los cables hasta el funcionamiento de las pinzas de agarre que llevan el queso a la cuchilla de corte. «Solíamos colocar los cables en ‘algún lugar’, fijarlos con bridas, ponerlos dentro de un alojamiento y ya está. Buscábamos una solución visualmente atractiva con una cadena flexible hecha de materiales resistentes a los agentes de limpieza y una estructura abierta que fuera fácil de limpiar», explica Tobias Wahl, responsable de desarrollo mecánico de SCHIWA. Encontraron lo que buscaban en la gama de productos de igus, el especialista en plásticos para movimiento y principal experto en plásticos técnicos de Colonia. «Cuando se trata de nuestros proveedores, somos bastante ahorradores. Hemos tenido una cooperación duradera y exitosa con igus. En nuestra fábrica usamos soluciones especiales hechas de material en barra para mecanizado, cojinetes de fricción iglidur y guías lineales drylin. La calidad, flexibilidad y también la cooperación sencillamente encajan a la perfección, por lo que desde el principio tuvimos claro que igus sería el primer contacto que estableceríamos para este sistema de suministro de energía», añade Hüttenrauch.

La primera cadena portacables con diseño higiénico

Desde entonces, se han utilizado las cadenas portacables TH3. «Nuestra cadena portacables de diseño higiénico TH3 se utiliza en todas aquellas aplicaciones donde prevalecen los más altos requisitos de higiene y los cables y tubos deben guiarse de forma segura. Es fácil de limpiar, cumple con las normas de la FDA, no tiene tornillos y es ideal para los agentes de limpieza y productos químicos agresivos», afirma Bastian Mehr, responsable de la industria del envase y embalaje de igus. La cadena portacables de diseño higiénico de igus está disponible en dos alturas y cuatro anchuras interiores. Los hasta cuatro segmentos interiores fijos son posibles para ambos tamaños. Esto significa que los cables y tubos pueden guiarse completamente separados unos de otros y, aun así, dejar suficiente espacio para su limpieza. Si el cliente lo desea, puede recibir las cadenas completamente confeccionadas con los cables en su interior. En SCHIWA, sin embargo, las cadenas se entregan sin cables preensamblados, como explica Tobias Wahl: «Cada línea de productos de SCHIWA está configurada exactamente de acuerdo con los requisitos y necesidades de nuestros clientes. Cada máquina es, si quieres, una pieza única. Por eso nosotros mismos confeccionamos las cadenas, porque nunca sabemos de antemano qué cables se necesitarán y en qué longitud». Otra ventaja de la cadena portacables TH3 son los contornos redondeados, que evitan los espacios muertos y la consiguiente formación de gérmenes. «Cuando desarrollamos la cadena portacables de acuerdo con las directrices de diseño higiénico, para nosotros era importante que fuera fácil de limpiar. Esto requería una construcción sin tornillos y un diseño abierto. Con la TH3, hemos logrado todo esto», afirma Florian Strobel, asesor técnico de ventas de igus.

Máximo rendimiento en cada corte

Primero, las cadenas portacables TH3 se utilizaron en la cortadora de 4 ejes de SCHIWA. La línea de producción suministra 6.000 lonchas y 240 paquetes por minuto. En esta máquina se procesan alrededor de tres toneladas de queso por hora. El 99,5% garantiza el peso adecuado a la primera, menos del 0,2% se desecha y la disponibilidad técnica es del 98,5%. «Las pinzas de agarre se mueven hacia adelante y hacia atrás con rapidez durante 20 horas al día, lo que supone una carga inmensa para la cadena. Todos los elementos necesarios como la neumática, los sensores y la electricidad se guían mediante las cadenas portacables. Hace más de dos años que implementamos estos sistemas de suministro de energía y, hasta el momento, no tenemos ninguna queja. Es exactamente lo que queríamos. Los cables se guían de forma segura y la cadena portacables de color azul atrae todas las miradas», dice Wahl. Con la elección del color azul, la empresa también apuesta por la detectabilidad óptica, un requisito cada vez más importante en la maquinaria de la industria alimentaria.

Conclusión

A fin de cumplir los estrictos requisitos de higiene y seguridad alimentaria en todas las fases del proceso de producción de alimentos, igus ofrece soluciones de plásticos técnicos como cadenas portacables, cojinetes de fricción o guías lineales que se han desarrollado específicamente para aplicaciones en movimiento. Estos componentes no necesitan mantenimiento ni lubricación, lo que descarta la contaminación del producto, son seguros para los alimentos e insensibles a influencias como la suciedad, el agua, los productos químicos, el calor o los impactos. En el futuro, los elementos de deslizamiento de las guías lineales drylin fabricados con iglidur J también se sustituirán por elementos de deslizamiento hechos de iglidur A160, un material de color azul que cumple con la FDA y la UE. «Hoy volvemos a ser líderes del mercado, no solo en tecnología, sino también en higiene. No somos la mayor empresa del mercado, pero yo diría que somos la más innovadora. igus ha contribuido decisivamente a ello con todas sus soluciones plásticas que utilizamos en nuestras máquinas», concluye Hüttenrauch.

www.igus.es